El Govern abre la negociación de sus presupuestos con los comunes

C. R. BARCELONA.

La Generalitat de Cataluña y Catalunya en Comú se han citado para este jueves para empezar a negociar los Presupuestos catalanes. El Gobierno autonómico se ha decantado por los comunes, por el hecho de que JxCat y ERC, las dos fuerzas que sostienen el Ejecutivo, no tienen la mayoría absoluta y necesitan un apoyo externo. Hasta la fecha, el respaldo natural era la CUP, pero los anticapitalistas ya se han descartado con antelación. «Es gestionar migajas», afirmaron ayer sobre las cuentas autonómicas.

Los comunes son, por tanto, los únicos que han abierto la puerta a aprobar las cuentas catalanas, aunque venderán caro su apoyo. La formación en la que está integrado Podemos exige un cambio en el sistema fiscal catalán. La Generalitat afirmó ayer que «de inicio» no se plantea una reforma fiscal, pero está a la «expectativa». «No quiere decir que no se pueda tocar si (los comunes) lo ponen sobre la mesa», dijo la consejera de la Presidencia, Elsa Artadi.

Las negociaciones se prevén duras, pues el Gobierno catalán no solo tiene que convencer a Catalunya en Comú, sino que tiene que lidiar con las diferencias internas, ya que por ejemplo el PDeCAT se niega en rotundo a tocar la fiscalidad.

Artadi advirtió de que el vicepresidente Pere Aragonès solo llevará las cuentas a la Cámara catalana «si hay un acuerdo encarrilado» con los comunes. Esta formación pide un aumento del gasto social de 1.700 millones e incrementar el IRPF a las rentas que superen los 90.000 euros anuales.

 

Fotos

Vídeos