El Gobierno tilda de «casual» la foto de don Juan Carlos con el príncipe saudí

El rey Juan Carlos saluda el domingo al príncipe Salman. :: Reuters/
El rey Juan Carlos saluda el domingo al príncipe Salman. :: Reuters

Borrell asegura que no se han firmado nuevas ventas de armas a Arabia Saudí pese a peticiones de algunas empresas

P. DE LAS HERAS

Madrid. El Gobierno quitó ayer hierro al saludo entre el rey Juan Carlos y el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, señalado por la CIA como responsable del asesinato del periodista disidente Yamal Khashoggi en el consulado de su país en Estambul. El ministro de Exteriores, Josep Borrell, tildó de «casual» el encuentro, que tuvo lugar en el circuito de Abu Dabi, donde el piloto Fernando Alonso se despidió del mundo de la competición en Fórmula 1, pero al mismo tiempo se desvinculó de él. «El Gobierno no es responsable de la agenda del Rey emérito», remarcó en una comparecencia con su homólogo alemán, Heiko Maas.

La brutal muerte de Khashoggi, junto a las advertencias de la ONU y varias ONG de que Arabia Saudí no respeta la ley humanitaria internacional en la guerra del Yemen, abrieron un debate en varios países, también en España, sobre la venta de armas a la monarquía totalitaria. El Gobierno no ha firmado desde entonces, según Borrell, nuevos contratos a pesar de que ha recibido varias peticiones de empresas para ello.

Los lazos de don Juan Carlos con la dinastía de los Saud son muy estrechos y siempre se ha vinculado ese hecho con la consecución del mayor contrato de empresas españolas en el extranjero, el AVE a la Meca. En verano, salieron a la luz unas grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo en las que la «amiga entrañable» del Rey, Corinna zu Saynt-Wittgenstein, aseguraba que el exjefe del Estado había cobrado comisiones por la operación.

Protección

El PSOE y el PP, amparados en una comparecencia secreta del director del CNI, Félix Sanz Roldán, ante el Congreso, en la que desmintió la acusación, evitaron que se abriera una comisión de investigación como demandaban Podemos y los independentistas. «No vamos a aceptar ningún chantaje al Estado», llegó a afirmar el presidente, Pedro Sánchez.

El Ejecutivo cree que hay una estrategia clara para desgastar a la Corona como una de las instituciones clave del Estado y ha decidido protegerla, aunque en el caso de la incómoda foto lo haya hecho con escaso entusiasmo.

 

Fotos

Vídeos