El Gobierno ofrece a Cataluña un diálogo «abierto, franco y sin cortapisas»

La vicepresidenta Carmen Calvo, junto a Jesús Posada (PP), durante su comparecencia. / Efe I EP

La vicepresidenta, Carmen Calvo, afirma que «el derecho a la autodeterminación no existe en ninguna constitución democrática»

EFEMadrid

La vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, ha dicho hoy que el Gobierno está dispuesto a establecer un diálogo «abierto», «franco», «democrático» y «sin cortapisas» con el Govern de Cataluña, al que ha reclamado que el «respeto sea compartido».

A petición de ERC, el PP y Cs, Calvo ha explicado, en una comparecencia en el Congreso, que sin cortapisas significa «hablar con libertad» y, en ese sentido, ha garantizado que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, es libre de hablar con el de España, Pedro Sánchez, «de lo que considere oportuno», incluido el referéndum, si bien ha subrayado que el «derecho a la autodeterminación no existe en ninguna Constitución de ninguna democracia».

El portavoz parlamentario de ERC, Joan Tardá, ha discrepado de que no exista el derecho a decidir, pero ha celebrado sus palabras y se ha comprometido a reunir a su grupo y a informar a su organización política y al Gobierno de Cataluña para «modificar su posición» y apoyar mañana por la tarde en el pleno el Real Decreto de RTVE, a expensas de que la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, abunde en este asunto.

Tardá ha dicho que espera que, en su comparecencia de mañana ante la cámara, Batet pueda «concertar más el orden del día» de la reunión entre Sánchez y Torra, ya que es ella la encargada de preparar ese encuentro, junto con la portavoz del Gobierno catalán, Elsa Artadi.

Calvo, por su parte, ha hecho hincapié en que el «cumplimiento de la legalidad» no solo tiene que estar presente en la reunión que mantendrán el próximo 9 de julio en Moncloa el presidente Pedro Sánchez y el president Quim Torra, sino que debe ser una «obligación de ida y vuelta constante» en la relación con Cataluña.

La vicepresidenta, que ha apuntado que el Gobierno convocará «pronto» una Conferencia de Presidentes, ha afirmado que la intención del Ejecutivo es mantener un «diálogo franco y respetuoso con todos» los gobiernos autonómicos, no solo con el catalán.

En su comparecencia de cinco horas ante la Comisión Constitucional, para informar de las líneas generales de su departamento, se ha mostrado convencida de que «en algún momento» España tendrá que encarar la reforma de la Constitución «con el debate social y político correspondiente, pero también sin ningún tipo de temor».

Ha sostenido que las constituciones son «mapas que tienen que coincidir con el territorio» y que «no pueden estar desajustados».

Tanto el portavoz de ERC, Joan Tardá, como el de Cs, Juan Carlos Girauta, como el diputado del PP Francisco Martínez le han exigido que aclarara si un diálogo «sin cortapisas» significaba que Sánchez y Torra pueden hablar de la posibilidad de un referéndum pactado en Cataluña.

Para Tardá, de poder hablar o no «de todo», incluido el referéndum, depende el «éxito» del encuentro entre Sánchez y Torra.

La vicepresidenta les ha respondido que «sin cortapisas significa que tenemos que tener libertad para hablar» y que en ese marco «cada uno es responsable de si está para ayudar y para buscar una solución» o si está para «seguir construyendo una realidad paralela que ya sabemos para qué sirve».

Tras lamentar que el conflicto catalán lleve ya «mucho tiempo en el terreno de las palabras», ha destacado que Torra es el «presidente legítimo de un Gobierno que no ha cometido una sola ilegalidad ni una falta al Estatuto ni a la Constitución» y ha avisado de que «quizá el tiempo no deje posibilidades eternas» y de que no pueden «frustrar» ni a la sociedad catalana, que «necesita recomponer puentes que se han roto», ni a la española, que también sufre esta situación.

«El president Torra tiene que venir a hablar en un tono de lealtad y respeto con otras posiciones políticas, pero con la tranquilidad de que se puede plantear todo lo que puede ayudar», ha recalcado la vicepresidenta.

Acercamiento de presos

El'popular' Francisco Martínez se ha mostrado convencido de que un diálogo sin cortapisas supone una «trampa retórica, sin contenido», ya que, a su juicio, «se podrá dialogar sobre aquello sobre lo que se pueden tomar decisiones, como hizo Rajoy».

Por su parte, Jordi Xuclá (PdeCAT) ha valorado como «muy apropiado» el diálogo «sin cortapisas» e Íñigo Errejón (Unidos Podemos) ha abogado por «adaptar el mapa al territorio» y por «normalizar» la relación con Cataluña.

En su comparecencia, Calvo ha recalcado además que el Gobierno «no va a excarcelar a ningún preso de ETA», sino que va a acercarlos a Euskadi, ya que la dispersión de etarras formaba parte de la política antiterrorista, que hoy está enfocada a otro tipo de terrorismo, ha argumentado.

Tras recordar que el expresidente Jose María Aznar «acercó a ciento y pico presos de ETA», ha defendido que se cumplirá la «legalidad estricta» tanto en el acercamiento de etarras como en el de los presos preventivos del «procés».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos