El Gobierno declarará zona catastrófica el área afectada

El presidente del Gobierno saluda a una vecina en Sant Llorenç. :: Fernando Calvo / efe/
El presidente del Gobierno saluda a una vecina en Sant Llorenç. :: Fernando Calvo / efe

Felipe VI y los líderes políticos se solidarizan con las víctimas de la tragedia y destacan la labor de los servicios de emergencia

A. A. MADRID.

El Consejo de Ministros de este jueves aprobará la declaración del área afectada por las inundaciones del martes como zona catastrófica, según adelantó el presidente del Gobierno desde la localidad de Sant Llorenç des Cardassar, el lugar donde la riada golpeó con mayor fuerza.

Se cataloga una zona como catastrófica según el criterio del Gobierno y ésta se concreta en ayudas urgentes para todos los damnificados por un desastre.

El jefe del Ejecutivo se desplazó hasta el municipio balear después de participar en la base de Los Llanos (Albacete) en un acto de recuerdo a los dos pilotos de la Fuerza Aérea Española fallecidos hace un año tras estrellarse sus aparatos. En el centro de mando de las labores de búsqueda y rescate, Pedro Sánchez se comprometió a que el Gobierno central se volcará para atender con todos los medios a los afectados por la riada con el fin de que puedan recuperar la normalidad lo antes posible. «El Ejecutivo no les va a dar la espalda», prometió.

El presidente expresó su pesar por las diez víctimas que se contabilizan hasta el momento y destacó que la prioridad ahora es encontrar al niño de cinco años que aún se encuentra desaparecido. En cuanto al balance final de víctimas, Sánchez prefirió guardar silencio y remitió a los partes oficiales.

Unidad

Hasta Palma de Mallorca también se trasladó Pablo Casado. Por un día, Gobierno y oposición dejaron de lado su rivalidad política y coincidieron en la necesidad de atender de la mejor forma posible a los damnificados. «En esto no hay partidos ni colores», afirmó el presidente de los populares. El PP, en la misma línea que el Ejecutivo socialista, registró este miércoles una propuesta en el Congreso para que Sant Llorenç sea declarada zona catastrófica. Pablo Iglesias y Albert Rivera fueron otros líderes políticos que recordaron a las víctimas.

El Rey telefoneó a la presidenta balear, Francina Armengol, para transmitirle sus condolencias. Según reveló la jefa del Ejecutivo autonómico, informó al jefe del Estado del alcance de la tragedia y del desarrollo de las labores de rescate. Felipe VI le trasladó su solidaridad con las víctimas y su apoyo a los afectados, apuntó Armengol.

Además, la Casa Real publicó un tuit en su cuenta oficial: «La desolación y la tragedia para las familias de las víctimas y afectados de Sant Llorenç y otras zonas de Mallorca tiene difícil consuelo. Hagamos todo lo posible para ayudarles a superarlo con la solidaridad que merecen de toda España».

Las muestras de afecto llegaron a Baleares desde el resto de comunidades autónomas, entre ellas Cataluña. Durante la sesión de control en el Parlament, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, expresó su solidaridad con «el pueblo mallorquín» y ofreció «cualquier tipo de ayuda que necesiten».

Más