«La figura de Trapero era imprescindible en la estrategia independentista»

El 'número 2' de la investigación del 1-O afirma que el mayor chivaba al Govern las instrucciones para abortar el referéndum

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Su firma aparece estampada en una treintena de informes de la Guardia Civil sobre el procés, entre ellos algunos de los documentos más delicados para los doce encausados. Pero las palabras más dura del comandante que era la mano derecha del teniente coronel Daniel Baena, el jefe de la Policía Judicial de Cataluña, no fueron contra ninguno de los procesados que se sientan en el banquillo del Supremo, sino para quien dirigía a los Mossos d'Esquadra durante la intentona secesionista.

«La figura de Trapero era imprescindible en la estrategia independentista», llegó a afirmar ante la sala el 'número 2' de la investigación del 1-O, quien desveló que incluso encontraron un borrador de una carta, que nunca llegó a remitirse, de Puigdemont al mando policial agradeciéndole su colaboración.

Sobre la importancia de Trapero para los líderes soberanistas, según el testigo, hay en la causa numerosos emails de los responsables de la Consejería de Interior y de los Mossos, pero en particular un correo es revelador, de acuerdo con el relato del comandante. Fue una comunicación entre el entonces secretario general de Interior, César Puig (que se enfrenta a una petición de once años de cárcel en la Audiencia Nacional) y el extitular de Interior, Joaquim Forn. En aquel correo, fechado el 23 de septiembre de 2017, el primero le expresaba al segundo el riesgo de poder «perder»_(para la causa) a Trapero si el coordinador del dispositivo contra el 1-O, el coronel Diego Pérez de los Cobos, le denunciaba por incumplir sus instrucciones. Fue a partir de entonces –explicó el comandante del instituto armado- que el Govern decidió mandar a las reuniones con el coronel Pérez de los Cobos al comisario Ferran López, preservando a Trapero de cualquier represalia de Interior, ya que el mayor solo se entrevistó a partir de entonces con la Fiscalía.

'Caballo de Troya'

La mano derecha de Baena insistió en dibujar al propio Trapero como una suerte de 'caballo de Troya' porque durante esos días «elevó» a sus responsables políticos las instrucciones que iba dando la Fiscalía para abortar el referéndum. Según el comandante aquello era una «anomalía» porque estaba poniendo en conocimiento de los políticos informaciones que obtenía como responsable de la Policía Judicial y que, además, debían ser secretas. Si bien es cierto –hubo de reconocer el testigo- las ordenes del Ministerio Público a las fuerzas de seguridad se habían publicado en los medios de comunicación.

El comandante llegó a hablar de «sinergia y connivencia» entre Trapero y el propio Puigdemont, como probaba el borrador de carta que el expresidente mandó el 20 de octubre, en vísperas de las Declaración Unilateral de Independencia, a una de sus secretarias agradeciendo el papel del mayor durante el referéndum.

«Vigilantes»

El lugarteniente de Baena también dio especial importancia a la reunión del 13 de octubre de 2017 en el cuartel de Egara, sede central de los Mossos en Sabadell, entre Josep Lluís Trapero y la cúpula del cuerpo para analizar la actuación de la policía catalana en el reciente referéndum. El comandante reveló que el mayor en aquel encuentro ordenó a los suyos seguir «vigilantes». «La Guardia Civil, junto con la Fiscalía y diez fotografías de una mala actuación el 1-O hacen un delito de sedición», avisó Trapero en aquel cónclave, según declaró el testigo, quien además confirmó los seguimientos de los Mossos a las fuerzas de seguridad durante el 1-O