Felipe VI acude hoy a la basílica de Jesús de Medinaceli

Lluvia, frío, cansancio o hambre. Nada importa cuando a quien se va a honrar es a Nuestro Padre Jesús Nazareno, el Cristo de Medinaceli. Devoción venida de toda España. Una visita cargada de emoción en su día grande, intenso con el besa pies y misas cada hora durante todo el día y la madrugada. Hasta entrar en la basílica toca esperar una larga cola, aunque menos que otros años, en la que hay tiempo para rezar o vitorear al Cristo. Una tradición cargada de fe a la que se espera que este año se unan medio millón de fieles y, como es tradicional, la Familia Real. Felipe VI acudirá hoy a la basílica.-Redacción-