La exvicepresidenta carga contra el acercamiento de presos de ETA

La candidata para liderar a los populares señala que la prioridad debe ser el regreso al País Vasco de las personas empujadas al exilio

M. TEJADA

ermua. Soraya Sáenz de Santamaría asistió ayer al acto del 21 aniversario del asesinato por ETA de Miguel Ángel Blanco en Ermua. Nadie le recuerda en ningún otro homenaje al concejal del PP en este municipio. En plena campaña interna, la candidata a presidir el Partido Popular subrayó que «la prioridad» del Gobierno con ETA ya desaparecida debe ser el regreso de las personas «empujadas al exilio por el terror» y no «la vuelta a casa de los presos, de esos que levantaron la pistola y ejercían el chantaje». En ese sentido, aludió a aquellos que tuvieron que abandonar Euskadi «expulsados por el odio y las amenazas» porque ETA «asumió de modo sistemático pueblo a pueblo el empeño de eliminar a los no nacionalistas».

Frente a una foto con el rostro del concejal, Santamaría insufló aire a su candidatura. Recordó el momento en el que aquel 13 de julio de 1997 le dieron «la noticia que nadie quería oír. Estaba en el autobús volviendo del primer examen de las oposiciones y el conductor paró para contárnoslo. Decidí asumir un compromiso político de defensa de España», aseguró. «Ese día lloramos todos al hacer nuestro el dolor de su familia, lloramos de rabia y de indignación», añadió.

La exvicepresidenta del Gobierno estuvo acompañada de la exministra de Trabajo, Fátima Báñez; de una amplia representación del PP vasco, incluido el presidente del partido en esta comunidad, Alfonso Alonso, y de la hermana del concejal asesinado, la diputada Mari Mar Blanco.

En su intervención, Santamaría declaró que tras «derrotar» a ETA, «el trabajo no ha terminado» porque «la causa de la libertad no termina nunca. Hay que seguir trabajando para acabar con el discurso de la banda terrorista y construir un relato veraz y justo de lo que ocurrió». Insistió en la importancia de la «memoria de la democracia. Recordar es decir que les mataron por defender la idea de España y de la Constitución, es reclamar el significado político que tenéis las víctimas del terrorismo».

Asimismo, Santamaría explicó que, a su juicio, recordar también es «transmitir la memoria». Dijo que hay jóvenes que no conocen quién es Miguel Ángel Blanco y recalcó que quiere que las nuevas generaciones sepan que «si disfrutan de la vida en libertad es también por el enorme sacrificio de las víctimas». «En este día tan importante quiero renovar mi compromiso político. No cederemos. Defenderemos la memoria, la verdad, la dignidad y la justicia de las víctimas del terrorismo», aseguró a los allí presentes.

Además del acto organizado por el PP, el Ayuntamiento de Ermua celebró, como cada año, un acto en homenaje del que fuera concejal del municipio. «Ermua sigue enfrente de quienes tratan como héroes a los asesinos», proclamó su alcalde, el socialista Juan Carlos Abascal en alusión a los homenajes a expresos de la banda. El homenaje sirvió también para recordar al peluquero Sotero Mazo, asesinado por ETA hace más de 37 años en Ermua.

 

Fotos

Vídeos