Expulsados de la Policía los dos agentes condenados por el chivatazo del bar Faisán

El apartamiento se produce cuatro años después de que el Supremo confirmara la condena por el soplo

M. SÁIZ-PARDO

madrid. El Ministerio del Interior ha expulsado del Cuerpo Nacional de Policía al comisario Enrique Pamies, exjefe Superior de Policía del País Vasco, y al inspector jefe José María Ballesteros, cuatro años después de que fueran condenados en firme por el Supremo a un año y medio de cárcel y cuatro de inhabilitación por revelación de secretos en el sumario por el 'chivatazo' al aparato de extorsión de ETA en 2006.

El Boletín Oficial del Estado publicó ayer la pérdida de condición de funcionarios de ambos, después de que el exsecretario de Estado de Seguridad del último gobierno popular, José Antonio Nieto, firmara el pasado 26 de abril la resolución de la expulsión de manos después de que se declarara firme la sentencia de la Audiencia Nacional que les condenó en primera instancia en octubre de 2013.

El apartamiento de los dos funcionarios que dieron el soplo a los etarras se produce cuatro años después de que el Supremo confirmara en julio de 2014 punto por punto la sentencia del tribunal de la calle Génova.

Tanto la Audiencia Nacional como el alto tribunal consideraron probado que hubo un chivatazo policial aquel 4 de mayo de 2006 en el bar Faisán de Irún para advertir a la red de extorsión de ETA de una inminente operación. Y que los autores de la filtración fueron los dos ya expolicías.

Según ambas resoluciones, la razón de su actuación delictiva fue «no entorpecer» el proceso de paz y las negociaciones que el Gobierno iba a comenzar con los terroristas en busca del cese de su actividad violenta.

 

Fotos

Vídeos