Los evacuados por el incendio de Valencia regresan a sus casas

El 70% del término municipal de Pinet ha quedado calcinado por las llamas

R. C.

valencia. El incendio forestal de Llutxent, que se inició el pasado lunes y ha arrasado más de 3.000 hectáreas de seis municipios (Gandía, Llutxent, Pinet, Ador, Barx y Quatretonda) de la provincia de Valencia se encuentra desde ayer estabilizado y los vecinos que fueron evacuados, más de 2.600 personas, empezaron a regresar a sus casas.

El director general de Emergencias, José María Ángel, anunció ya por la mañana que el incendio estaba perimetrado y estabilizado, aunque se preveía viento de poniente que podría provocar «pequeños conatos». La mejora definitiva de la situación permitió el retorno de forma ordenada de las personas que fueron evacuados de varias urbanizaciones. Los 110 vecinos de Pinet que fueron desalojados el martes regresaron a su municipio tristes por el paisaje desolador que ha dejado el fuego pero aliviados porque ni sus casas ni animales han sufrido daños. Y es que las llamas han calcinado el 70% de su término municipal. «Lo hemos pasado muy mal, estos días han sido fatales para nosotros», manifestó José Mahiques, bombero jubilado, quien entre lágrimas relató a Efe que el día de la evacuación se marcharon «como en las películas, todo el mundo iba corriendo y el pueblo se quedó desierto». «No sabíamos dónde íbamos a ir», dijo emocionado para añadir que al abrir la puerta de su casa ha podido confirmar que «todo estaba bien, también los perros. Pero hemos sufrido mucho», aseveró.

También Begoña Pérez, divorciada y con un hijo de 11 años, explicó que tenían «muchas ganas» de volver a su casa y al abrir la puerta y entrar sintió alegría y se puso a llorar. El aspecto del pueblo al entrar «es desolador, da mucha pena verlo quemado», porque el monte, es su vida, afirmó Begoña en la puerta de su vivienda acompañada de su hijo y de la pequeña bolsa de deporte con una muda y ropa interior que se llevaron al ser evacuados.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció ayer que el Gobierno valenciano y los ayuntamientos de la zona buscarán «soluciones habitacionales» para las familias afectadas por el incendio y explicó que la prioridad será reubicar a «aquellas familias que tienen su primera residencia afectada» por las llamas.

En la zona del incendio siguen trabajando más de 700 medios terrestres y 31 aéreos ante el temor de que el fuego pueda reavivarse. De hecho, el martes se pensó que el incendió podría ser ya controlado pero el cambio de las condiciones climáticas lo reanimó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos