Esquerra proclama a Junqueras candidato a las europeas y rechaza una lista junto a JxCat

Lazos amarillos colocados ante una fotografía de Oriol Junqueras. :: e. Fontcuberta / efe/
Lazos amarillos colocados ante una fotografía de Oriol Junqueras. :: e. Fontcuberta / efe

Los republicanos buscan aprovechar su elección para denunciar en la Cámara de Estrasburgo «la represión» en España

CRISTIAN REINO

barcelona. El presidente de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, fue proclamado ayer candidato de su partido para las elecciones europeas de mayo. Su elección, explicó Sergi Sabrià, líder del partido en la Cámara catalana, pretende «denunciar la represión y la indecencia de España en el ámbito internacional». Esquerra, añadió, busca «alertar ante el mundo que el Estado español no es una democracia plena, que es capaz de encarcelar líderes y activistas políticos para intentar acabar con un movimiento político».

Junqueras, que el viernes cumplirá un año en prisión provisional, tiene sus funciones como parlamentario autonómico suspendidas tras el auto de procesamiento del Tribunal Supremo, aunque podrá optar a las elecciones europeas porque no está condenado en firme y la sentencia del juicio del 1-O no se prevé que se dé a conocer antes de los comicios. Esa es su baza. Llevar su eventual condena al Parlamento de Estraburgo, que tendría que debatir y decidir sobre su posible inhabilitación.

Una oportunidad de oro para la estrategia de internacionalizar la causa independentista y de volver a poner en cuestión al sistema judicial español y por extensión a la democracia española. Llevar el 'procés' catalán al corazón de Europa, como ha hecho Carles Puigdemont con su huida a Bruselas y la puesta en marcha del consejo para la república.

Ese es el objetivo de su candidatura. Pero también coger la delantera a Junts per Catalunya y tratar de capitalizar el voto independentista en torno a uno de los «mártires» de la pasada legislatura. Esquerra ha tomado la delantera a sus socios, que aún debaten sobre cómo presentarse, bajo qué fórmula y si será con las siglas de la Crida, JxCat o el PDeCAT.

División secesionista

El espacio neoconvergente está en este sentido mucho menos preparado para unas elecciones, tanto para las europeas como para las municipales. Por ello, la consejera de la Presidencia, Elsa Artadi, dirigente de la Crida, el nuevo partido que impulsa Puigdemont, hizo ayer un guiño a los republicanos. Artadi, que descartó elecciones catalanas antes del juicio del 1-O, avaló a Junqueras como posible cabeza de cartel de una eventual lista unitaria del independentismo. La propuesta, de la que el PDeCAT se desmarcó, duró solo unas horas.

Tampoco Esquerra aceptó el envite de Artadi. Tras la reunión de la dirección republicana, Sabrià descartó una lista unitaria junto a los neoconvergentes, que para Esquerra es el centroderecha. Casi dio el mismo argumento que utilizó el día anterior para descartar unirse a la Crida de Puigdemont. Lo mejor, dijo, es que cada uno trabaje «desde su espacio». Por separado se recogen más votos, afirmó. «Diversidad, sí; uniformidad, no», es la tesis de los republicanos, que ya aceptaron la fórmula que Artur Mas impuso para las autonómicas de 2015, la alianza Junts pel Sí, pero que no tienen intención de reeditar.

Esquerra y JxCat se sientan juntos en el Gobierno de Quim Torra, pero sus diferencias son cada vez mayores y menos disimuladas por ambas partes.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos