Los errores que subsana el Supremo en el caso de La Manada

El relato de lo que sucedió en los sanfremines de 2016 escribe un auténtico escenario intimidatorio, dice el Supremo. Ahí esta la clave, esa intimidación y la falta expresa de consentimiento no pueden ser tipificados como abuso, como dijeron dos tribunales, sino como un delito continuado de violación. Y va más allá, el alto tribunal ve 10 delitos distintos de violación que podrían sumar penas mucho mayores, aunque como las acusaciones no lo han planteado, no se tendrá en cuenta. El alto tribunal aprecia dos agravantes, que no se tuvieron en cuenta en Navarra: el trato vejatorio hacia la víctima y el hecho de que fueran más de dos personas los que agredieran hacen elevar la pena hasta los 15 años. El Supremo también corrige la calificacion de la sustracción del movil. No fue hurto, sino robo con intimidación.