El Ejecutivo niega que la acogida al 'Aquarius' pueda generar un efecto llamada

Un dispositivo de más de 1.500 personas recibirá mañana en Valencia a los de 630 inmigrantes que fueron rescatados del mar

M. A. / D. G. / I. D. MADRID / VALENCIA.

El Gobierno rechazó ayer que la decisión de permitir atracar en el puerto de Valencia a las embarcaciones que transportan a los 630 inmigrantes que viajaban en el buque 'Aquarius' vaya a generar un efecto llamada. «No hay tal efecto. Cuando se vive de manera muy pobre, las personas se arriesgan y cruzan el mar para poder vivir mejor», arguyó la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá.

Según explicó la titular de Educación, los ciudadanos de los países de origen tienen información más que suficiente de cómo se vive en Europa y por tanto no cree que una política más flexible se traduzca en más presión migratoria. No lo cree así el PP que considera que la decisión de Pedro Sánchez responde a la «improvisación» y le advierte de que la política de inmigración es un tema «muy serio» que no se puede solucionar «a base de ocurrencias» ni tampoco al margen de la Unión Europea. «Deben ser fruto de un acuerdo del conjunto de UE», recordó el diputado popular, Carlos Floriano.

Ante las críticas vertidas desde la oposición, Celaá defendió nuevamente la decisión adoptada por el recién estrenado Gobierno socialista para atajar una «crisis humanitaria» y como un «aldabonazo a Europa» para que tome conciencia de la necesidad de ayudar a los migrantes y refugiados.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz gubernamental detalló el operativo de acogida a seguir, coordinado por la vicepresidenta Carmen Calvo, una vez que atraquen en el puerto las dos fragatas italianas y el 'Aquarius'. Lo primero será una actuación «sanitaria» a bordo de las embarcaciones, antes de proceder al desembarco y el «visado» de todos los ocupantes arribados a la ciudad del Turia. Se estudiará caso por caso la situación de cada uno para ver «dónde se acomodan» y proveer sus necesidades, con especial atención a los niños y las mujeres embarazadas.

Un dispositivo muy amplio

Mientras los barcos continúan su ruta por el Mediterráneo, en Valencia el ritmo de trabajo del dispositivo encargado de la recepción es frenético. Más de 1.500 personas integrarán el operativo especial que se desplegará en el puerto, conformado por personal de Cruz Roja, Policía Nacional, Guardia Civil, funcionarios de Sanidad Exterior y la Conselleria de Sanidad, voluntarios e intérpretes. En este último caso, por ejemplo, son 450 los que van a recibir hoy una jornada formativa por parte de la Consejería de Educación para hacer el acompañamiento en la primera fase de acogida de los inmigrantes.

Por parte de Cruz Roja habrá un equipo de 70-80 efectivos de los Equipos de Respuesta Inmediata (ERIE) para recibir a los inmigrantes nada más bajar de las tres embarcaciones dentro de la denominada 'operación Esperanza', según explicó el presidente de esta organización humanitaria de Valencia, Rafael Gandia. Serán los encargados de ofrecer la primera atención sanitaria, psicosocial y bienes básicos. A ellos se sumará personal de los centros de coordinación y unos 200-300 voluntarios especialistas en temas de acogida de toda España.

Mientras, en el caso de la Policía Nacional, el dispositivo estará integrado por 356 agentes de unidades como UIP, Extranjería, Científica, Seguridad Ciudadana o Información. En el caso de la Guardia Civil se contará con el Servicio Marítimo, del GEAS (Grupo Especial de Actividades Subacuáticas) y equipos de primera intervención, entre otros, hasta alcanzar el centenar de personas.

En relación a los emplazamientos en los que se llevará a cabo la acogida provisional de los inmigrantes, el secretismo es la tónica general. El objetivo de Cruz Roja es que los pasajeros de los buques pasen el menor tiempo posible en el puerto y que mañana puedan pernoctar ya en los lugares en los que vayan a pasar sus primeros días en suelo valenciano. Sin embargo, prima la seguridad y la intimidad de estas personas, por lo que tanto desde la ONG como de la Administración autonómica tienen mucho interés en preservar las ubicaciones. De hecho, Cruz Roja no supo hasta ayer por la mañana dónde instalar ese albergue provisional en el que acogerá a la mayor parte de los 630 inmigrantes del 'Aquarius'.

Más

 

Fotos

Vídeos