Díaz desoye a la dirección del PSOE y se postula como candidata a la Junta

La socialista augura una legislatura corta por la «inestabilidad» del nuevo Gobierno a tres

CECILIA CUERDO

SEVILLA. La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, rompió ayer su silencio y dejó claro que, frente a quienes la quieren ya de retirada, ella llevará las riendas de la oposición. No solo eso, sino que además subrayó su «voluntad y disposición» para quedarse en Andalucía y repetir como candidata a la Junta en unas elecciones que augura prontas dada la «inestabilidad» que percibe en el pacto entre PP, Ciudadanos y Vox. Y pide a la dirección federal del PSOE que no se confundan los asuntos orgánicos con los políticos. «No tengo divergencia orgánica con Sánchez, pero cuando haya discrepancias políticas y haya decisiones que afecten a Andalucía, lo diré», señaló, confiando además en que todos sus compañeros arrimarán el hombro para ayudarla a recuperar un gobierno «que dé garantías a los andaluces».

Vestida de verde y blanco, Díaz descartó, como se había especulado en algunos ámbitos, que se fuera a marchar como senadora por Andalucía. Antes al contrario, continuará en su tierra porque su proyecto aún tiene recorrido. «Solo quiero estar al frente del grupo parlamentario -remarcó- para hacer una oposición firme y constructiva. Ahí dejaré toda mi energía». Y se marcó como su objetivo principal volver a ser candidata «porque es mi voluntad y responsabilidad».

Las palabras de Díaz se producen después de que el secretario federal del PSOE, Pedro Sánchez, apuntara a la necesidad de un fin de ciclo, mientras que en su entorno deslizaba sin ambages su intención de regenerar el proyecto político andaluz y sintonizarlo con el de la dirección federal. Frente a esos mensajes, en los que incluso surgieron nombres para sustituirla, la secretaria general del PSOE andaluz apeló a la legitimidad de su victoria y el aval de la militancia y las urnas.

Reconocimiento

Fue elegida en un proceso de primarias y un posterior congreso regional, y ganó las pasadas elecciones del 2 de diciembre con el apoyo de un millón de votantes. «Ganar 36 años después tiene una fortaleza enorme y eso lo reconocen en Ferraz», dijo, señalando que en Ferraz conocen sus intenciones de continuar al frente. Es más, Díaz afirmó haber sentido «el cariño» de Sánchez en todas sus conversaciones.

Para la dirigente autonómica, todas estas cuestiones quedan por delante del fracaso que supone no haber logrado mantener el Ejecutivo andaluz y dejarlo en manos del bloque de derechas. «Esa confianza supone una responsabilidad enorme, una responsabilidad que me obliga a volver a ganar las elecciones», alentó.

Asimismo, Díaz quiso asegurar que habrá un traspaso de poderes, situación inédita en Andalucía, «ejemplar». La presidenta en funciones de la Junta afirmó que los contactos para ese cambio de competencias ya se han iniciado, y lanzó un mensaje hacia su rival, pero también en clave interna. «Tendremos todo el respeto por el presidente y el Gobierno, y el mismo respeto pedimos para el partido que ha ganado las elecciones, aunque haya sido de forma insuficiente para formar gobierno», dijo antes de agradecer su esfuerzo a todos los funcionarios públicos.

 

Fotos

Vídeos