Un mes después de los terribles incendios que asolaron As Neves, en Pontevedra, los vecinos intentan salir adelante

 Ha pasado un mes desde que las llamas se cebaron con As Neves. Un mes intentando recuperar aquí sus vidas.  Difícil agarrarse a una zona quemada. José viene a diario. De lo que fue su casa quedan recuerdos. No ha quedado nada. Como él Dolores. Su almacén sigue siendo una triste huella de lo que pasó. Se ha perdido mucho, también formas de vida. Se calcula que casi 200 personas se han quedado sin trabajo en la zona.  Esta cerrajería tenía seis empleados. Hoy sólo están un trabajador y el dueño planteándose el futuro. Y luego está la ceniza. La que ha contaminado los ríos. El 40 por ciento de las casas siguen sin agua potable. Las llamas incomunicaron también As Neves, Todavía sin teléfono e internet en muchas zonas. As Neves intenta seguir adelante poco a poco. Difícil en una zona quemada al 90 por ciento.