Unas cuentas apoyadas en el consumo con un paro del 14%

E. MARTÍNEZ

madrid. El cuadro macroeconómico para 2019 fue aprobado ayer en Consejo de Ministros junto a los Presupuestos que se comenzarán a tramitar el lunes en el Congreso. Estas proyecciones sobre las que han basado sus cuentas revisan una décima a la baja el crecimiento del PIB para 2019 hasta el 2,2%. Como adelantó este jueves la ministra de Economía, Nadia Calviño, esta diferencia se debe al «fuerte ajuste fiscal» que ha habido que llevar a cabo por no poder flexibilizar el objetivo de déficit para este año por la negativa de PP y Ciudadanos en el Senado. Así, el objetivo de déficit para 2019 con el que se han elaborado los Presupuestos es del 1,3% en lugar del 1,8% propuesto por el Gobierno de Sánchez, lo que supone una merma de 6.200 millones de euros, aunque de esas cinco décimas solo una correspondía a las cuentas de la Administración central, por lo que el ajuste ha sido posible. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aseguró en rueda de prensa que no renuncian a sacar adelante su senda de estabilidad durante este año, pero que han tenido que elaborar los Presupuestos con la anunciada por el PP por la falta de plazo.

Más positiva es la previsión para el cierre de 2018, que Calviño espera que arrojen un crecimiento económico del 2,6%, como estaba previsto. La titular de Economía explicó que la demanda nacional «sigue siendo el motor del crecimiento español», con una previsión de contribución al PIB del 2,2% en 2019, así como el dinamismo de la inversión.

Sobre la tasa de paro, la estimación del Gobierno es que entre 2018 y 2019 se hayan creado 800.000 nuevos puestos de trabajo. Así, la tasa de paro con la que terminó 2018 será del 15,5% y un punto y medio más baja al término de 2019, del 14%, dos décimas más alta de lo previsto.

 

Fotos

Vídeos