Consternación en Vilanova i la Geltrú con el presunto autor de la muerte de la menor en el registro de su vivienda

Es la rabia que se respira en este barrio de Vilanova y la Geltrú. Con vallas los Mossos contenían a quienes querían acercarse a él, al hombre que viajaba en el interior de este coche. Es Francisco López, el presunto asesino de una niña de trece años. Más de doce horas han estado los investigadores con él registrando su vivienda. El lugar donde unos tíos de la pequeña  localizaron su cuerpo. La autopsia ha confirmado que Laia, como así se llamaba la menor, murió estrangulada. Y que posteriormente fue apuñalada. Además, habría fallecido en la primera de las tres horas en las que nadie supo nada de ella.  La pequeña tenía que haber bajado a la calle desde la casa de sus abuelos. Allí la esperaba su padre. Pero no apareció. Búsqueda que terminó de la peor manera, en furia al descubrir su cadáver y más tarde en dolor. Decenas de personas se congregaban para  llorar por la pequeña, que era adoptada y sufría un leve autismo.  Ahora quedar saber la razón de tan inexplicable muerte.