Ciudadanos reclama a Sánchez, Díaz y Torra una triple convocatoria de elecciones

Dos militantes de Femen protestan ante Rivera en Málaga por su apoyo a la gestación subrogada. :: EFE/
Dos militantes de Femen protestan ante Rivera en Málaga por su apoyo a la gestación subrogada. :: EFE

Rivera se mete en campaña y advierte a su partido de que la victoria en los comicios andaluces es clave para ganar las generales

CECILIA CUERDO

sevilla. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, apuesta por un inicio inminente del ciclo electoral que le permita recobrar impulso en la vida política nacional, tras meses desdibujado a causa de la moción de censura contra Mariano Rajoy. Tras dar por agotado el pacto con los socialistas andaluces, considera que el fin de legislatura ha llegado también al resto del país, y reclamó ayer en Málaga a Pedro Sánchez, e incluso a Quim Torra, que saquen las urnas a la calle para medir la legitimidad de sus apoyos y, en el caso catalán, comprobar cómo es la situación real de las formaciones independentistas y el calado que tienen entre los ciudadanos tras meses de tensiones.

Andalucía será el primer banco de pruebas tras los cambios político de los últimos meses, y es un terreno vital para cualquier partido que quiera llegar a la Moncloa. Ciudadanos confía en que los buenos resultados augurados por los sondeos le permitan tomar impulso en el resto del país, de ahí su apuesta por adelantar la cita de las generales y las catalanas a cuenta de la inestabilidad. «Para ganar España hay que ganar Andalucía», apuntó unas horas después de dejar en minoría al Gobierno socialista de Susana Díaz.

Para Rivera, con un Gobierno frágil es imposible hacer nada. Mucho menos plantar cara al separatismo catalán, que tiene miedo, dijo, a que su partido alcance el poder. Por eso, aseguró, los independentistas apoyaron la moción de censura. Ante ese escenario, el líder naranja consideró que si a Díaz no le queda más remedio que adelantar los comicios por falta de apoyos, Sánchez debería seguir ese camino.

«Si está tan convencido de lo bien que lo está haciendo, que ponga las urnas, que nos deje votar, a ver si los españoles legitiman ese pacto» con los separatistas, espetó, convencido de que Sánchez tratará de aguantar porque «teme que los ciudadanos castiguen su pacto» con Torra o el acuerdo con Podemos, que se traducirá en más impuestos. «Gobernar España con los que quieren liquidarla es incompatible, lo entiende cualquiera», zanjó, calificando al ejecutivo de «gobierno chollo» para los separatistas por su «debilidad».

Además, cuestionó que el bipartidismo no puede hacer frente ni a la regeneración democrática ni al desafío soberanista. «No había que levantar el 155, había que controlarles», insistió, apuntando que en Cataluña siguen «intentando reactivar el golpe».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos