Cifuentes declara hoy tras negar varios docentes haberla examinado

Enrique Álvarez Conde abandona ayer el juzgado tras negarse a declarar. :: Paolo Aguilar / efe/
Enrique Álvarez Conde abandona ayer el juzgado tras negarse a declarar. :: Paolo Aguilar / efe

La instructora rechaza la petición de la defensa de la expresidenta madrileña para enviar la causa al Tribunal Supremo

R. C.

madrid. La investigación en torno al supuesto trato de favor dado a estudiantes de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid entra en una semana decisiva. Ayer acudieron a declarar ante la instructora del caso, Carmen Rodríguez-Medel, el exdirector del máster de Derecho Autonómico, Enrique Álvarez Conde; varios de los profesores encargados de impartir las asignaturas y María Teresa Feito, asesora de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y a quien se acusa de haber presionado a una de las docentes para que se respaldara la versión dada por Cristina Cifuentes cuando estalló la polémica sobre el título en Derecho Autonómico que supuestamente habría cursado y obtenido.

Álvarez Conde, investigado por falsedad documental, se acogió a su derecho a no declarar hasta que se resuelvan los recursos que le conciernen interpuestos durante la instrucción. Se le señala como el último responsable del supuesto trato de favor brindado a algunos alumnos de la Universidad, como podría haber sucedido con la expresidenta madrileña. El catedrático está además imputado en otras dos piezas separadas, una de ellas la referida a otro máster, en este caso cursado por el diputado del PP y candidato a liderar la formación Pablo Casado.

También acudieron al juzgado de Instrucción número 51 de Madrid los profesores Alicia López de los Mozos, Cecilia Rosado, Rodrigo Martín y Susana Galera, todos ellos imputados. Según fuentes judiciales, López Mozos, presidenta del tribunal que supuestamente evaluó el trabajo de fin de carrera de la expresidenta, señaló ante la magistrada que recibió presiones por parte de su colega Rosado para que reconociese como verdadera su firma falsificada en el acta del trabajo. Rosado, a su vez, se acogió como Álvarez Conde a su derecho a no declarar. Otro investigado que accedió a responder a las preguntas que se le formularon fue Martín, quien habría negado haber examinado a Cifuentes, así como haberla visto por el Campus. Al inicio de la investigación dijo que sí había calificado a la exdirigente popular.

Feito fue la última en comparecer ante la instructora. La asesora negó cualquier tipo de presión al profesorado para solucionar la situación de la expresidenta regional. Rosado afirmó en el pasado que, según les transmitió Feito, «Cristina» les iba a matar si no arreglaban el problema sobre su máster.

Cifuentes declarara hoy ante la jueza, a pesar de que su defensa solicitó a Rodríguez-Medel que se inhiba en favor del Tribunal Supremo por si el caso pudiera salpicar a Casado, quien goza de la condición de aforado al ser diputado. La instructora remitió la petición a la Fiscalía para conocer su opinión, si bien después la rechazó y mantuvo para la fecha fijada la comparecencia de la exdirigente popular, investigada por los supuestos delitos de cohecho impropio y falsificación documental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos