Cientos de mujeres siguen luchando para que se reparen los daños que, aseguran, les provocó el anticonceptivo Essure

Dolores menstruales, hemorragias, dolores articulares, alergias, erupciones en la piel, depresión... la lista de efectos adversos que se atribuyen al anticonceptivo Essure es larga. Essure se empezó a implantar en 2002, y entonces parecía de los más revolucionario. Sin embargo, para muchas se convirtió en una pesadilla. Las causas no están del todo claras, pero hay hipótesis que apuntan a una reacción alérgica al níquel, que forma parte de los componentes. El caso es que el año pasado la Agencia Española del Medicamento y el propio fabricante retiraron el dispositivo. Ya no se implantan más, pero para las ya implantadas continua el calvario. Exigen un protocolo eficaz de extracción que les permita recuperar su salud.