Casado encomienda a Alejandro Fernández reflotar al PP en Cataluña

Casado saluda al portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó. :: efe/
Casado saluda al portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó. :: efe

El líder del Partido Popular llama a los votantes huidos a Ciudadanos a que «vuelvan a casa»

C. REINO

barcelona. Alejandro Fernández, diputado autonómico, fue ayer elegido nuevo presidente del Partido Popular catalán. Fernández (Tarragona, 1976), que fue arropado en Sitges (Barcelona) por el presidente nacional del partido, Pablo Casado, sucede en el cargo a Xavier García Albiol, que regresa a la política municipal a intentar volver a ser alcalde de Badalona (Barcelona). Albiol se va también por la delicada situación del PPC, que en las pasadas elecciones catalanas del 21-D obtuvo el peor resultado de su historia: cuatro diputados, igual que la CUP, y la sensación de que todos los votantes de centro derecha se fugaron a Ciudadanos, que a la postre fue el ganador de los comicios.

A todos los que algún día votaron al PP y ahora han buscado acomodo en las siglas naranjas, Pablo Casado les pidió ayer desde Cataluña que «vuelvan a casa». Un mensaje en clave catalana y también en clave española, en un momento en que el voto de derecha o de centro derecha se reparte entre tres opciones. «Dividir el voto solo nos ha servido para ser más débiles» frente a la «amenaza nacionalista», dijo Casado, que presentó al PP como el «muro de contención» contra el secesionismo. El líder del PP denunció que hoy «donde más se sufre» la «ausencia de libertad» es en Cataluña, si bien «afortunadamente ahora no se mata».

Fernández, por su parte, se comprometió a dar la «batalla de las ideas» con una «utopía serena» frente a la «sobredosis de populismo» que a su juicio hay en Cataluña con «la utopía del independentismo y del izquierdismo». Para encarar el futuro hay que reconocer la existencia del «conflicto» en Cataluña, dijo, una «herida provocada por el 'procés' que todavía sangra afectando a la estabilidad y a la convivencia». «Nadie puede negar que vivimos con dos comunidades prácticamente simétricas que nos observamos mutuamente con resentimiento», aseguró. Y afirmó que «a nada va a dedicar más tiempo que a buscar el camino de la paz, la convivencia y la fraternidad» entre catalanes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos