La Audiencia reduce de dos años a nueve meses la pena al rapero Hasel

Los magistrados confirman que enalteció el terrorismo, pero añaden que ensalzó a una banda inactiva

M. SÁIZ-PARDO

madrid. La Sala de Apelación de la Audiencia Nacional ha reducido de dos años y un día a nueve meses y un día (mínimo legal) la pena impuesta en marzo al rapero Pablo Rivadulla, conocido como Pablo Hasel, por los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias y calumnias contra la Corona e Instituciones del Estado. Los magistrados creen, como hizo el tribunal, que cometió estos delitos, pero apuntan a que debe aplicarse el castigo menor posible, entre otros motivos, porque la banda a la que exaltaba, los Grapo, hace años que está desaparecida.

Hasel fue condenado, por segunda vez, hace más de medio año por el contenido de 64 mensajes publicados en Twitter y una canción en el canal Youtube. En aquellos comentarios, además de acusar al Rey emérito y al actual de homicidio y de malversación o a las fuerzas de seguridad de asesinatos o torturas, el rapero escribió, junto a la foto de un miembro de los Grapo, «las manifestaciones son necesarias, pero no suficientes, apoyemos a quienes han ido más allá». La Sala entendió entonces que ese comentario equivalía a dejar la protesta pacífica y abrazar la actuación violenta.

La Sala comparte el criterio de la sentencia de instancia de que en los hechos juzgados no se ha tratado de sancionar penalmente, como alegaba Hasel en su recurso, una discrepancia respecto a ideologías políticas.

El tribunal argumenta que los mensajes publicados por el rapero en las redes sociales, «reincidiendo en actos semejantes que realizó en el pasado», tienen un «indudable carácter laudatorio de las organizaciones terroristas como Grapo», así como de miembros terroristas concretos, que van más allá de «la expresión de coincidencia con objetivos políticos» «o camaradería nacida de vínculos ideológicos».

Pero los magistrados alegan que el cantante enalteció a terroristas de una organización que lleva un «tiempo importante sin realizar acciones». También creen que hay que rebajar la pena porque el acusado, condenado ya en 2014 a dos años de cárcel por enaltecimiento, reitera sus comentarios y las expresiones actuales son «menos explícitas que aquellas por las que se le condenó en un pasado». Por último, la Sala tiene en cuenta que algunos de los tuits fueron publicados con anterioridad a la reforma del Código Penal de 2015 que agravó el enaltecimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos