El asesino que trituró a dos mujeres fue «consciente»

M. BALÍN MADRID.

Bruno Hernández Vega, el llamado 'descuartizador de Majadahonda' por asesinar a dos mujeres, una de ellas su tía, y después trocear y destruir sus cuerpos mediante una máquina picadora industrial en el sótano de su casa, fue perfectamente consciente de sus actos pese a la esquizofrenia paranoide que padece. Así lo determinó el Tribunal Supremo en su sentencia firme, que confirmó la condena a 27 años y tres meses de cárcel impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La sentencia de la Sala Segunda (penal) rechaza íntegramente el recurso y ratifica su condena por dos delitos de homicidio, estafa continuada, falsedad documental y tenencia ilícita de armas. En primer lugar, el recurso defendía la nulidad de las actuaciones porque la entrada y registro en la casa de Majadahonda en abril de 2015, propiedad de la tía del acusado y donde las mujeres fueron descuartizadas, se habría realizado sin consentimiento de Hernández Vega y sin autorización judicial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos