Un asesinato levanta a un barrio contra un clan de Vallecas

Pintadas en El Pozo del Tío Raimundo, en el distrito madrileño de Puente de Vallecas. / efe

Las concentraciones se han sucedido desde el domingo frente a la casa de la familia del supuesto autor del crimen

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Una pelea el pasado domingo en el barrio madrileño de Vallecas a cuenta de unos perros desencadenó el asesinato de un hombre de 64 años y tres noches de protestas consecutivas frente a la casa de la familia del sospechoso del crimen. Francisco D. C. recibió una cuchillada en el cuello cuando trataba de proteger a su hijo, que también resultó agredido.

Entre 200 y 300 personas se han concentrado a lo largo de estas jornadas ante la vivienda, ante la que han lanzado objetos y han realizado pintadas. Los dueños de la casa son conocidos como 'los Visita' y regentan una negocio de venta ambulante de fruta. Se trata de un matrimonio con catorce hijos. Los manifestantes llegaron a prender fuego a un camión de su propiedad el pasado martes y los antidisturbios tuvieron que intervenir el miércoles para que no ardieran también unas telas situadas junto al domicilio de la familia. Uno de los vecinos acudió al lugar armado con una motosierra arrancada.

Que se vayan

El objetivo de los vecinos es doble. Por un lado que se entregue el 'Yaki' al que apuntan como autor del asesinato.Por otro, que 'los Visita' abandonen el barrio, uno de los más humildes de la capital.

«Hacen hogueras y se creen los dueños de la calle. Si pasas por su lado, tienes que andar con mil ojos de que no te vengan a hacer nada», según declaró una de las vecinas al diario 'ABC'. Los manifestantes exigen a las autoridades una mayor vigilancia policial y aseguran que no cesarán las protestas hasta conseguir sus objetivos.