Antonio Sánchez insiste en que dejó tapado el pozo por el que cayó el pequeño Julen

Esta mañana ha acudido a la Ciudad de la Justicia de Málaga el pocero que perforó el agujero en el que cayó el pequeño Julen. Ante la Guardia Civil, aseguró que él había tapado el pozo con arena y una piedra de 15 kilos. Pero su declaración se contradice con la del dueño de la finca, que asegura que fue él mismo quien puso dos bloques de hormigón sobre el agujero. En su declaración ante la juez que instruye el caso, Antonio Sánchez ha insistido en que dejó el pozo tapado tras concluir su excavación. "Lo tapé todo muy bien, lo que pasa que después han hecho una zanja, lo han escarbado...." , ha dicho a la prensa tras abandonar los juzgados.-Redacción-