Los accesos a la cárcel se llenan de lazos amarillos y pintadas

La ANC, Òmnium y los familiares de los presos convocan el día 14 una manifestación y piden a los CDR no bloquear a los furgones policiales

CRISTIAN REINO

barcelona. Oriol Junqueras, Quim Forn, Jordi Sánchez, Jordi Cuixart, Dolors Bassa y Carmen Forcadell serán recibidos por los independentistas con sendas manifestaciones frente a las prisiones de Llenoders (Barcelona) y Puigs de les Basses (Girona), donde serán trasladados hoy. La ANC, Ómnium Cultural y la asociación que agrupa a los familiares de los presos llamaron ayer a los secesionistas a movilizarse ante las prisiones para apoyar a los procesados y reclamar su puesta en libertad.

Además, las entidades soberanistas han convocado una gran manifestación para el 14 de julio en Barcelona. «El acercamiento no es ningún gesto político ni ninguna concesión», aseguró el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, «sólo se está cumpliendo con lo que fija la ley», añadió, en línea con lo que afirmó el Gobierno catalán cuando desdeñó la decisión de la Moncloa y se negó a valorarla como un gesto de buena voluntad para crear un clima favorable de cara a la reunión de Sánchez y Torra del lunes.

La manifestación ante la prisión de Llenoders consistirá en una marcha desde la localidad de Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona). Cuando sean trasladados Forn, Rull y Turull, los independentistas repetirán la protesta ante la cárcel. «Os queremos en casa, no cerca de casa», es el lema de la movilización, con la que tratan de presionar al Gobierno de Pedro Sánchez, días antes de la reunión en la Moncloa.

Mientras, se esperan acciones de protesta de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR). Se ha especulado incluso con que podrían intentar bloquear el paso de los furgones de la Guardia Civil. El Ejecutivo catalán afirmó ayer que no pondrá «límites» a las movilizaciones, siempre que sean pacíficas. Sin embargo, los familiares de los presos hicieron un llamamiento a los CDR para que no bloqueen ninguna vía, con tal de garantizar que el traslado se haga efectivo y con seguridad para los detenidos.

De momento, y para calentar motores, los accesos a la cárcel de Lledoners aparecieron ayer repletos de lazos amarillos y pintadas a favor de los presos. El color amarillo teñía el kilómetro de distancia que hay entre la salida de la carretera C-55 y el acceso al centro penitenciario barcelonés, con pintadas y con lazos colocados en los márgenes de la carretera, tanto en vallas de protección como en árboles, y también entre la maleza.

La calzada, asimismo, estaba llena de pintadas de apoyo a los dirigentes presos: 'Libertad presos políticos', 'Bienvenida república', 'Os queremos en casa libres'.

 

Fotos

Vídeos