La gestora se lava las manos con el 'crowdfunding' de Sánchez

Mario Jiménez./
Mario Jiménez.

Jiménez argumenta que, comunicadas las normas de financiación, la responsabilidad de posibles irregularidades será de quien la cometa

PAULA DE LAS HERASMadrid

La gestora del PSOE no dará más pasos para que Pedro Sánchez cierre la campaña de micromecenazgo con la que está financiando su campaña a la secretaria general. El portavoz de la dirección interina, Mario Jiménez, ha explicado que a partir de hoy se lava las manos con las consecuencias que se puedan derivar de un incumplimiento de la ley de financiación de partidos. "Las normas están muy claras, han sido comunicadas y todo el mundo tiene obligación de cumplirlas; ahora, lo que haga cada cual depende de su criterio".

Más información

En el partido siempre explicaron que su intención al informar a los aspirantes de que debían abrir una cuenta conjunta con Ferraz siempre fue proteger al PSOE y que tanto la primera carta del gerente, Gregorio Martinez, como con el burofax que se envió unas semanas después, de forma más oficial, buscaba dejar claro ante cualquier requerimiento del Tribunal de Cuentas que, como organización, se había hecho todo lo posible para que no hubiera dudas sobre su contabilidad. Pero nada más. Un ejercicio garantista porque también la gestora tenía alguna duda de que realmente el crowdfunding de Sánchez, que no es aún candidato oficial a liderar el Partido, pudiera considerarse financiación del PSOE, dada la falta de regulación al respecto.

Sánchez ya lleva recaudados 93.000 euros y ha hecho públicos en su web tanto el número de donaciones como los gastos. El resto de aspirantes aún no ha dado ningún dato similar. Nadie ha informado, por ejemplo, de cuánto costó o cómo se pagó el acto de lanzamiento de la candidatura de Susana Díaz este domingo en el Ifema.

Tanto la presidenta andaluza como Patxi López han aceptado el sistema de una cuenta bancaria con titularidad doble propuesto por Ferraz, pero Jiménez dejó claro hoy que se dejará en manos de los propios candidatos la decisión de hacer o no un ejercicio de transparencia. "Nuestra obligación como partido es llevar nuestra contabilidad de forma anual al Tribunal de Cuentas y lo haremos como siempre".

Este es uno de los asuntos que han marcado los debates previos a la convocatoria oficial del congreso federal, que se realizará por fin este sábado 1 de abril, cuando el Comité Federal apruebe finalmente el calendario con todos los plazos del proceso, desde la recogida de avales a la elección en primarias del secretario general. La fecha más probable para ese momento clave será el domingo 21 de mayo. Cabía la posibilidad de que fuera el 14, pero la festividad de San Isidro, patrón de Madrid, lo desaconseja. La recogida de avales se realizará en los quince días posteriores a la Semana Santa.