Mas niega el 3% y afirma que los registros a las sedes de CDC buscaban influir en el 27-S

Artur Mas, durante su comparecencia. /
Artur Mas, durante su comparecencia.

"Ya no creo en casualidades", asegura el presidente catalán sobre la operación policial contra Convergencia, y culpa al Estado de forzar el adelanto electoral al cerrar "todas las puertas" al diálogo

CRISTIAN REINObarcelona

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, se ha dedicado a tirar balones fuera y a acusar al Gobierno central de intentar influir en las elecciones con una actuación policial que buscaba a su juicio el espectáculo mediático, durante su comparecencia ante la diputación permanente para explicar por qué ha adelantado las elecciones al 27-S y para dar cuenta del registro realizado la semana pasada por la Policía en la sede de Convergència y cuatro ayuntamientos.

A estas alturas de la película, no creo en las casualidades. Y la actuación de la Fiscalía y la Guardia Civil se produjo con las elecciones convocadas, la legislatura disuelta, horas antes de un acto de Junts pel Sí y a un mes de las elecciones. Muchas casualidades para ser casualidad, ha afirmado esta tarde Artur Mas.

Mas ha señalado que la actuación estaba promovida por la Fiscalía y la Guardia Civil, que son poderes que dependen jerárquicamente del Gobierno central, que buscaban, según ha denunciado, réditos electorales más que saber la verdad. La Guardia Civil se pasó cinco horas en la sede de CDC sin hacer nada, buscaba el espectáculo, ha asegurado.

"Actuación delictiva" del Estado

Mas ha criticado también que uno de los documentos que están bajo secreto de sumario fuera filtrado a la prensa, lo que a su entender fue una actuación delictiva por parte de los poderes del Estado. ¿Es Estado de derecho que los poderes de un país den a conocer documentos que están bajo secreto de sumario?, ha cuestionado.

Sobre el registro en concreto, Mas ha negado que su partido haya cobrado una comisión ilegal del 3% por la adjudicación de obras de la empresa Teyco. Esta compañía, ha dicho, ayuda a fundaciones de partidos dentro de la legalidad y la máxima transparencia, ha asegurado. Y ha señalado que en 2009, el año que está bajo investigación, la constructora fue contratada por más ayuntamientos que no eran de CiU que de la federación nacinalista.

Y en la Generalitat, en esos años (de tripartito), las adjudicaciones porcentuales eran superiores que en los años de CiU, ha añadido. Esta empresa no aportaba a cambio de nada, ha señalado.

Sobre los motivos del 27-S, Mas ha justificado el adelanto a que lo ha intentado todo para dar la voz al pueblo catalán y que ante la negativa del Estado, que es un muro granítico, el último recurso que le quedaba era convocar elecciones. Estas serán autonómicas, pero excepcionales, según el presidente, y serán plebiscitarias si así lo decide la ciudadanía. El hecho de que se haya formalizado la candidatura de Junts pel Sí refuerza este carácter plebiscitario, ha rematado.