Detienen en Turquía a una española que viajaba para unirse al Estado Islámico

R. C. MADRID.

Una ciudadana española y su pareja de nacionalidad marroquí fueron detenidos ayer en Turquía después de detectarse que habían abandonado España el pasado mes de octubre junto a su bebé de solo 14 meses con la intención de unirse a la filas del Estado Islámico, organización terrorista que controla parte de Irak y Siria.

Desde la fecha de su salida de España hasta su arresto, la Policía Nacional desarrolló una intensa tarea de investigación y de seguimiento operativo, gracias a la que se logró la localización en territorio turco del matrimonios. La justicia española había emitido una orden de detención contra el matrimonio, lo que ha permitido su arresto por las fuerzas de seguridad otomanas.

El operativo se desarrolló gracias a los esfuerzos de colaboración internacional llevados a cabo por el servicio de inteligencia turco, la Dirección General de la Vigilancia del Territorio (DGST) de Marruecos, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la Comisaría General de Información de la Policía Nacional española, que han trabajado conjuntamente en la detección y posterior detención de esta pareja cuando esperaban el momento oportuno para cruzar a territorio controlado por Estado Islámico.

Según calculan las fuerzas de seguridad, un centenar de españoles se han incorporado hasta ahora a las milicias yihadistas en Irak o Siria, un cifra relativamente baja respecto a los 5.000 a 6.000 combatientes europeos, muchos de los cuales partieron de Francia. El temor de los países occidentales es que estos individuos puedan regresar en un futuro a sus países de origen y atentar a modo de lo que se denomina 'lobos solitarios.

La última operación antiyihadista en España se produjo el pasado 9 de abril en Barcelona. En ella los Mossos d'Esquadra detuvieron a once supuestos radicales islámicos que planeaban atentar en suelo español y grabar una ejecución.