Giuseppe Polverino, el hombre de las mil caras

Giuseppe Polverino./
Giuseppe Polverino.

La detención del capo en Jerez en marzo de 2012 destapó una fortuna de mil millones en bienes por la costa mediterránea

MATEO BALÍNMadrid

El 7 de marzo de 2012, cinco meses después de la 'operación Pozzaro', un operativo de los carabineros y la Guardia Civil formado por ocho agentes se abalanzó sobre dos hombres que caminaban por Jerez de la Frontera (Cádiz). Uno de ellos era nada menos que el capo de la Camorra napolitana, huido de la Justicia desde 2006, pieza clave de la organización criminal en España y marcado en rojo por las policías de ambos países: Giussepe Polverino, alias 'Peppe' o 'Barón', de 55 años, el hombre de las mil caras.

Más información

Llevaban un año detrás de él, siguiendo su pista en Tenerife, Tarragona, Alicante y Andalucía, donde le situaban gracias a los testimonios de los arrepentidos que colaboraron en 2010 con la policía. Tenía las identidades falsas de Mariano Verdolino o Antonio D'Onofrio.

En la casa de Polverino de Jerez se hallaron 204.000 euros en metálico. Poca cosa comparado con lo intervenido en la operación 'Laurel VII', continuación de 'Pozzaro': bienes por más de mil millones vinculados al clan camorrista y ocho toneladas de hachís valorados en 24 millones. En junio de 2013 llegaría 'Laurel VIII'.

La cara sonriente de Polverino tras su detención no era ni muchos la del capo caído. Pese a que en Italia se enfrenta a cargos por asesinato como jefe del clan. A su país fue extraditado dos meses después para comparecer ante la Justicia. La foto era la de un hombre con un voluminoso sumario judicial debajo del brazo. «¡No soy fotogénico¡», le espetó a los fotógrafos que les esperaban en el aeropuerto de Roma.