Medio millar de inmigrantes entran en Melilla en el mayor salto coordinado de la historia

Algunos de los inmigrantes que han logrado entrar en Melilla. /
Algunos de los inmigrantes que han logrado entrar en Melilla.

En torno a 1.200 subsaharianos intentaron acceder por tres zonas diferentes, en dos de las cuales no están instaladas aún las mallas anti-trepa

JESÚS BLASCO DE AVELLANEDAMELILLA

Melilla despertaba ayer con el mayor salto coordinado de la historia de la valla fronteriza. Desde las 04:40 horas de la madrugada, en torno a 1.200 inmigrantes de origen subsahariano intentaban acceder a la ciudad autónoma española superando la triple valla metálica que la separa de Marruecos. Finalmente, pasadas las 05:50 horas, más de medio millar de personas lograban el difícil objetivo de pisar suelo europeo y corría, entre cánticos y gritos de dolor, hacia el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

El intento de entrada se producía en la zona comprendida entre el paso fronterizo de Barrio Chino y la aduana de Beni Enzar. De forma coordinada, los inmigrantes se acercaron al vallado por tres lugares diferentes, en dos de los cuales aún no están instaladas las mallas anti-trepa. El grupo que intentó acceder por el vallado que sí dispone de dispositivos anti-intrusión, lo hizo con cuerdas ganchos y garfios para lograr escalar las alambradas.

Un tramo de unos 50 metros de la valla interior se desplomó y varios metros de la sirga tridimensional de cables de acero fueron levantados y dañados gravemente. Dos inmigrantes quedaron encaramados en sendas farolas cercanas al vallado, aunque desistieron después de más de dos horas y fueron devueltos a las autoridades marroquíes.

A las 06:15 horas, la Guardia Civil activó el protocolo humanitario y se desplazaron al lugar dos unidades de la Cruz Roja para asistir a los heridos. Según el portavoz de Cruz Roja en Melilla, Enrique Roldán, al menos 70 inmigrantes fueron atendidos tanto a pie de valla como en el CETI, principalmente por fuertes contusiones y cortes en brazos y piernas. Una veintena fueron trasladados a centros hospitalarios para descartar desgarros musculares y roturas o fisuras óseas.

En el lado marroquí, la policía informaba de fuertes enfrentamientos entre las Fuerzas Auxiliares y los inmigrantes que se saldaron con más de un centenar de inmigrantes heridos. Al menos treinta subsaharianos fueron atendidos a lo largo de la jornada en el hospital provincial Hassani de Nador.

Martínez pide ayuda a la UE

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, se desplazó a Melilla de urgencia, junto con la secretaria de General de Inmigración, Marina del Corral, y estuvo visitando junto con el delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, y la Guardia Civil las zonas del vallado donde se produjeron los intentos de entrada.

Martínez indicó que los inmigrantes intentan acceder de forma irregular a territorio europeo y que las fronteras que rompen y vulneran son las fronteras de la Unión Europea (UE). Por eso hizo un llamamiento a Europa para una "implicación más activa" con sus límites, principalmente en materia de seguridad.

El número dos de Interior informó de la "enorme presión" a la que se ve sometido el perímetro fronterizo de Melilla y dejó claro que hay que luchar con las organizaciones criminales que trafican con seres humanos, ya que, en su opinión, los inmigrantes llegan aleccionados y conocen los puntos sensibles y vulnerables del vallado.

Por eso, Martínez anunció que a los 180 agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil desplazados a Melilla como refuerzo fronterizo, se iban a unir en las próximas 24 horas, al menos 100 policías de las Unidades de Intervención Policial (UIP). También prometió acelerar la colocación de las mallas anti-trepa, por lo que se espera que en menos de un mes concluyan las obras de refuerzo del vallado.

El CETI quintuplica su capacidad máxima

Después de la entrada de más de 500 inmigrantes subsaharianos, el Centro de Acogida de Melilla supera los 2.500 internos, cinco veces por encima de su capacidad óptima máxima, que está en 480 plazas.

Francisco Martínez asegura que la labor de traslados a centros de la Península es constante pero que debe hacerse dentro de la legalidad, con todas las garantías y cuando haya plazas en dichos centros que también se encuentran colapsados.

Aun así, un total de 1.734 personas han sido trasladadas en lo que va de año del CETI a otros centros de España, lo que supone más de 75 salidas semanales, más del doble que el año pasado.

La Delegación del Gobierno ha informado de que existe un grave problema de sobrecapacidad en el CETI, pero que de momento no se puede hacer más que intentar acogerlos a todos y darles la mejor atención posible. Por eso, se han colocado tiendas de campaña tanto dentro como fuera del recinto de acogida y se están habilitando nuevas tiendas del Ejército para dar cabida a los nuevos internos llegados ayer.