VUELA BAJO

VUELA BAJO

AUDI RS 5 SPORTBACK

::

Por primera vez, el Audi RS 5 se va a comercializar en carrocería Sportback, un cupé de cinco puertas de elevadas prestaciones gracias a un motor V6 biturbo 2.9 TFSI que desarrolla 450 caballos de potencia. Es por tanto un deportivo de primera línea, versátil, amplio por dentro y con una buena capacidad de maletero, incluso práctico para el día a día. Y por otro lado, se reconoce por un diseño impactante, característico de las versiones RS y desarrolla unas brillantes prestaciones.

El diseño exterior del nuevo RS 5 Sportback combina superficies atléticas con líneas de estilo bien marcadas. La distancia entre ejes es más larga respecto al cupé, los voladizos son cortos y el capó envolvente. La forma ondulada de la línea de cintura es también un rasgo visual, con los adornos «blister» quattro que resaltan los prominentes pasos de rueda ensanchados en 15 milímetros. En definitiva, elementos que hacen una carrocería aún más impactante.

En el frontal, el RS 5 Sportback presenta una parrilla ancha y plana, con grandes tomas de aire y la trama en panal típica de los modelos RS, aparte de un apéndice aerodinámico delantero. Otros detalles estéticos afectan a los grupos ópticos, en negro brillante. Un difusor específico, el escape con salidas ovaladas y el «spoiler» fijo integrado en la tapa del maletero confieren a la parte trasera un aspecto muy deportivo.

De serie lleva llantas de aleación ligera de 19 pulgadas aunque en opción puede equipar otras más grandes de 20 pulgadas. Los paquetes de diseño en negro brillante, carbono y aluminio mate aumentan las posibilidades de personalización.

El motor 2.9 TFSI V6 biturbo puede rendir 450 caballos. Si la potencia es elevada, el par llega hasta los 600 Nm, valor disponible en un amplio margen, desde 1.900 a 5.000 revoluciones lo que es sinónimo de una buena recuperación, progresividad y facilidad de manejo para el uso diario. Los dos turbos generan una presión de 1.5 bar. Como en los nuevos motores V6 y V8 están montados en el centro de la V a 90º que forman las dos bancadas de cilindros.

Una configuración que permite un diseño compacto y menores pérdidas en el flujo de los gases, por lo que el V6 reacciona de forma espontánea a la presión sobre el acelerador. El proceso de combustión con inyección directa central, contribuye a un mayor nivel de eficiencia general. La caja de cambios es de tipo «tiptronic» de ocho relaciones con tiempos de cambio más cortos y puesto a punto para una conducción deportiva. El coche puede alcanzar una velocidad máxima de 280 km/h.

La potencia se transmite por el conocido sistema de tracción integral permanente quattro, con diferencial central. Los ingenieros han optado por transferir entre ambos ejes en una proporción de 40 % al eje delantero y el 60 % al trasero, que garantiza dinamismo y una tracción óptima. Si se produce un deslizamiento en alguno de los ejes, la mayoría de la potencia se transmite de forma inmediata al otro eje, con un reparto de hasta el 85 % hacia el eje delantero o hasta el 80 % al trasero.

El efecto autoblocante permite una distribución de par muy definida, en combinación con el resto de sistemas electrónicos de control del vehículo. Un diferencial deportivo opcional distribuye el par de forma selectiva entre las ruedas traseras, elemento poco menos que imprescindible en conducción deportiva para aumentar la velocidad de paso por curva.

La suspensión de cinco brazos en los ejes delantero y trasero permite un tarado cómodo, incluso en los modos de conducción más deportivos. Con la estándar, la altura de la carrocería se reduce en siete milímetros respecto a la del S5 Sportback. Como alternativa, Audi ofrece la suspensión deportiva RS plus con Dynamic Ride Control, y además discos de freno cerámicos y dirección dinámica RS específica.

Como ocurre en otros modelos, es posible adaptar el estilo de conducción para que sea más dinámico o confortable, gracias al dispositivo Audi drive select, que forma parte del equipamiento de serie.

El coche ofrece espacio para cinco pasajeros, con un maletero de formas cuadradas y un hueco de carga que admite de 480 litros de capacidad. Al abatir los respaldos de los asientos traseros, divididos en proporción 40:20:40, el volumen aumenta hasta los 1.300 litros. El peso total del RS 5 Sportback es de 1.840 kilos.

El interior deportivo es en negro, con detalles como los asientos deportivos RS tapizados en opción en cuero nappa fina con costuras de trama de panal y el volante deportivo multifunción RS con la parte inferior plana. Los logos RS se sitúan en los asientos, volante, los umbrales de las puertas y en el selector de la palanca de cambios.

En la instrumentación, un modo especial RS en la pantalla del Audi virtual cockpit proporciona información sobre la presión de los neumáticos, el par y las fuerzas G. En modo manual, un «display» luminoso indica que el motor ha llegado al régimen de giro máximo para cambiar de marcha. Los elementos más destacados del paquete de diseño RS son las costuras de contraste en rojo en el volante y en la palanca de cambios, las protecciones en tejido Alcántara en la zona de las rodillas y los cinturones de seguridad y las alfombrillas ribeteadas con el logo RS.

Con el verde Sonoma metálico como color de carrocería exclusivo, el RS 5 Sportback se comercializará en la segunda mitad de 2018.

 

Fotos

Vídeos