Por la supresión de las barreras

Inauguración de un punto de recarga eléctrico de carácter municipal, en Logroño. :: Díaz uriel
/
Inauguración de un punto de recarga eléctrico de carácter municipal, en Logroño. :: Díaz uriel

Las automovilísticas apuestan por quitar obstáculos para impulsar el coche eléctrico

Los fabricantes de automóviles insisten en la importancia de que se rompan barreras que impiden la instauración a gran escala del coche eléctrico, como son la falta de infraestructuras de recarga o la propia autonomía del vehículo.

En la cumbre mundial de sostenibilidad 'Movin'On 2018', que se ha celebrado la semana pasada en Montreal (Canadá), el presidente de Nissan en Norteamérica, Denis Le Vot, señaló que las «barreras psicológicas» de los usuarios ante un vehículo eléctrico se están reduciendo, aunque todavía queda mucho por mejorar, sobre todo en autonomía.

No obstante, Le Vot se mostró confiado en que todos los problemas que rodean al coche eléctrico se irán superando y, en consecuencia, el desarrollo del vehículo será cada vez más rápido. «Ahora mismo existen las barreras de dónde cargar el vehículo y el rango de autonomía del vehículo. Todo llegará, pero la cuestión es cómo de rápido», apuntó.

La falta de infraestructuras de recarga en uno de los mayores problemas.La autonomía de las baterías todavía supone un grave inconveniente.

Además, el directivo de la firma japonesa afirmó que para Nissan el vehículo eléctrico y el autónomo «van de la mano». Según Le Vot, en el futuro, las ruedas de un coche autónomo estarán situadas al final del habitáculo, dando un mayor espacio interior al coche.

De su lado, el vicepresidente de Sostenibilidad de Audi, Peter Tropschuh, también denunció la falta de infraestructuras y pidió un «impulso político». Tropschuh también recalcó la necesidad de que exista una industria «potente» de desarrollo de baterías en Europa y Estados Unidos.

«No se puede depender tanto de Asia. Debemos ponerlos delante, hacer baterías más pequeñas y más baratas», agregó. En este sentido, reclamó el apoyo de las autoridades. «En los próximos años, la mayoría de los vehículos serán de combustión. El camino a seguir es ir electrificando el diésel y la gasolina. Fabricantes y autoridades debemos ponernos de acuerdo en acordar los próximos pasos», indicó.

Además, el directivo de Audi resaltó la importancia de que las firmas automovilísticas colaboren entre sí para desarrollar infraestructuras de recarga. También hizo hincapié en que los vehículos eléctricos serán positivos siempre y cuando la energía de recarga se produzca mediante fuentes renovables.

En la cita canadiense, también intervino la responsable de Servicios de Movilidad y Conectividad del Grupo PSA, Brigitte Courtehoux, quien explicó que una de las primeras prioridades del consorcio automovilístico francés es ofrecer todo tipo de soluciones de transporte a sus clientes.

Courtehoux puso de ejemplo la fórmula de alquiler a largo plazo de la multinacional gala 'Free2Move Lease', con la que los usuarios pueden tener siempre un vehículo de renting adaptado a sus necesidades y una «amplia gama» de servicios de

«Las nuevas generaciones demandan experiencias más fáciles y no quieren tener un coche en propiedad. Debemos ofrecerles soluciones diferentes, como el 'car sharing'. Tenemos que ser capaces de que, por ejemplo, salgan de casa para ir al trabajo y encuentren un coche cerca», añadió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos