Se inicia la comercialización del Rifter

El Peugeot Rifter mantiene características propias de un todocamino.
/L.R.M.
El Peugeot Rifter mantiene características propias de un todocamino. / L.R.M.

Peugeot pone a la venta un vehículo fiable y apto para todo tipo de usos

Peugeot inició la comercialización del Rifter, fabricado en la planta de PSA en Vigo y Mangualde (Portugal), el pasado lunes 10 de septiembre en dos versiones, de cinco y siete plazas, en cada una de las longitudes: estándar (4,40 metros) y larga (4,75 metros).

El nuevo vehículo de Peugeot, que se fabricará en la plantas de PSA en Vigo y Mangualde (Portugal), presenta un capó corto y horizontal, una carrocería alta y voladizos cortos, al tiempo que las barras de techo se integran «plenamente» en el diseño. Por su parte, los bordes biselados, situados simétricamente en la parte delantera y trasera, dan forma a las puertas y a las superficies acristaladas.

En la zaga, las luces traseras dibujan las tres garras características de los vehículos de Peugeot, mientras que el paragolpes anguloso, además de ofrecer protección, da un aspecto robusto a la parte baja.

Construido sobre la nueva plataforma EMP2 del Grupo PSA, el nuevo Rifter muestra características propias de un todocamino, con distancia al suelo realzada, grandes ruedas, llantas diamantadas de 17 pulgadas, amplias molduras en la parte baja de las puertas y los pasos de ruedas y los paragolpes carenados tanto en el frontal como en la parte trasera.

De este modo, puede ser matriculado como un turismo, pese a que la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) contabilizará sus matriculaciones dentro del segmento de comerciales (segmento F).

Cuatro acabados

El Rifter se ofertará en los acabados Access, Active, Allure y GT Line, con elementos específicos en color Negro Onyx, como el contorno de la calandra, las carcasas de los retrovisores, las barras del techo o algunos detalles en las molduras laterales.

El maletero dispone de un volumen de carga que va desde los 775 litros bajo bandeja de la versión estándar a los 4.000 litros bajo techo con los asientos abatidos en la versión larga.

En cuanto a tecnología, y dependiendo de la versión, puede contar con: freno de estacionamiento eléctrico, regulador de velocidad activo, sistema de reconocimiento de límites de velocidad, alerta activa de cambio involuntario de carril, alerta de atención de conductor, Active Safety Brake, control de estabilidad del remolque, encendido automático de las luces y cámara de marcha atrás, entre otro equipamiento.

La pantalla táctil de ocho pulgadas se completa con el sistema Mirror Screen, compatible con Mirror Link, Apple Carplay y Android Auto, mientras que la navegación 3D puede accionarse por voz.

El nuevo vehículo de la compañía francesa, disponible desde 17.800 euros hasta 21.220 euros, también puede circular por los caminos más marcados con el Advanced Grip Control, asociado a los neumáticos Michelin Latitude Tour Mud & Snow, y que permite al conductor gestionar la motricidad actuando sobre el deslizamiento de las ruedas de un modo continuo..

En gasolina, el motor 1.2 litros PureTech está disponible en dos versiones: PureTech 130 S&S, con caja de cambios automática de ocho velocidades EAT8 (que llegará en 2019), y PureTech 110 S&S, con caja de cambios manual de cinco velocidades. Por su parte, en diésel, el propulsor 1.5 litros BlueHDi está disponible en tres potencias: BlueHDi 130 S&S, con caja de cambios manual de 6 velocidades o automática de ocho; BlueHDi 100 (también disponible en versión S&S de bajo consumo) y BlueHDi 75, ambos con caja de cambios manual de cinco velocidades.

 

Fotos

Vídeos