MÁS GRANDE, MÁS TECNOLÓGICO

HONDA CR-V

::

Llega el nuevo Honda CR-V. Aunque conserva las formas conocidas que le han hecho claramente reconocible con el paso de los años, ahora cuenta con un diseño actualizado. Además del estilo, los cambios más importantes afectan al nuevo chasis que representa una importante evolución al proporcionar mayor espacio, calidad y refinamiento. También se utiliza un nuevo motor de gasolina, se modifica por completo la suspensión y en toda la gama se equipa de serie el sistema Honda Sensing, el paquete de tecnologías de asistencia a la conducción y seguridad activa.

La nueva gama se organiza con una versión de acceso con tracción delantera y cambio manual y dos niveles de equipamiento. El escalón superior es la variante con tracción a las cuatro ruedas y también caja de cambios manual pero con tres posibilidades de equipamiento, y el último, con cambio automático y 4 x 4 se comercializa en otras tres opciones de equipación. Por primera vez en un CR-V se vende con la opción de siete asientos.

El coche adopta los últimos códigos de estilo de Honda, común en los nuevos modelos. Es el caso del frontal con los característicos faros y la parrilla «solid wing» y faros de led de serie.

El diseño evoluciona a líneas más sofisticadas y atléticas, con unos contornos más definidos en el capó y en los paneles traseros y los pasos de rueda son más anchos. Un adorno en forma de moldura recorre desde detrás de las ruedas delanteras hasta la parte posterior, donde las formas son más robustas.

Más novedades en la carrocería afectan al trabajo realizado para la mejora de la aerodinámica. Es el caso de los estrechos montantes, el parabrisas montado a ras sobre los brazos del limpiaparabrisas o la forma de esculpir el paragolpes delantero para que la turbulencia de aire se reduzca. Las entradas de aire de la parte delantera disponen de un sistema que por defecto mantiene las rejillas de la parrilla cerradas, a fin de mejorar la aerodinámica pero cuando es necesario se abren para que entre el aire en el vano motor.

Las mayores dimensiones del nuevo CR-V hacen posible un interior mucho más espacioso así como por un maletero más ancho y profundo con mayor longitud para objetos largos. Con una batalla de 2,66 metros, 30 milímetros más que la del modelo anterior, se logra un aumento de 50 mm en la separación entre los pasajeros delanteros y traseros. Un nuevo piso del maletero de dos posiciones permite una superficie plana para cargar objetos voluminosos, mientras que un portón trasero eléctrico «manos libres» permite acceder con toda comodidad a la carga.

La novedad más importante de esta última generación del CR-V es el chasis. Una estructura más ligera pero rígida, con un centro de gravedad más bajo en el vehículo. La utilización de diversos aceros ligeros de alta resistencia reduce el peso y a la vez se incrementa el 25 % la rigidez torsional. El coche es por tanto más seguro y con mejores prestaciones y también logra una mejor calidad en el confort de marcha, gestión del ruido, menores vibraciones y rumorosidad más baja.

La suspensión es completamente nueva. Un trabajo cuyo objetivo es mejorar el confort de marcha y transmitir menores irregularidades de la carretera a los pasajeros. En la parte trasera, se emplea una arquitectura multibrazo que ofrece mayor estabilidad. La dirección asistida eléctrica, de desmultiplicación variable, mejora la maniobrabilidad a baja velocidad y solo necesita 2,3 vueltas de volante para girar las ruedas entre extremos.

La mecánica del CR-V es de gasolina, turbo, de 1,5 litros, motor empleado por primera vez en el último Civic. La potencia es de 173 CV con la caja manual de seis velocidades y de 193 CV para las versiones con cambio automático. El incremento de potencia en comparación con el CR-V anterior se traduce en un mejor rendimiento, con una aceleración de 0 a 100 km/h de 9,3 segundos y una velocidad máxima de 211 km/h. El consumo medio es de 6,3 l/100 km.

La capacidad todoterreno del nuevo CR-V aumenta por la mayor distancia libre al suelo (hasta 201 mm en las versiones con tracción a las cuatro ruedas). La última tecnología de tracción integral, se ha calibrado para mejorar la conducción y reducir el consumo y, por ejemplo, cuando se circula a alta velocidad y la transferencia de par a las ruedas traseras no se necesita, el eje propulsor se desacopla. En caso de firme con baja adherencia, el sistema puede enviar hasta un 60 % del par a las ruedas traseras.

Honda comercializa de serie el dispositivo Sensing en toda la nueva gama, un paquete de tecnologías de asistencia a la conducción y seguridad activa que comprende sistema de prevención y mitigación de impactos, avisador de colisión frontal, alerta de cambio involuntario de carril, aviso de salida de carril, control de crucero adaptativo, reconocimiento de señales de tráfico y asistente inteligente de velocidad.

En la instrumentación, solo cuenta con una pantalla táctil central y la interfaz de información para el conductor de 7 pulgadas que puede verse a través del volante. Lleva un velocímetro digital y el tacómetro es por lectura lineal. El conductor puede navegar entre diversas pantallas, para consultar mensajes, etc. El «software» Honda Connect de segunda generación se caracteriza por un manejo intuitivo y una integración completa del «smartphone» por Apple CarPlay y Android Auto.

 

Fotos

Vídeos