EL FUTURO MÁS CERCA

EL FUTURO MÁS CERCA

HYUNDAI KONA ELÉCTRICO

::

Si la evolución del grupo Hyundai en el mercado ha sido tan positiva que raro es el mes que no figura entre las diez marcas más vendidas, en el caso de los vehículos más ecológicos y eficientes tampoco se queda atrás y el «arsenal» de nuevos modelos con la tecnología más innovadora va a ser una realidad en un breve espacio de tiempo. Uno de los ejemplos es el Kona con motor eléctrico, que de entrada ofrece una de las mayores autonomías del segmento.

Pero, además del Kona la apuesta por este tipo de propulsión se amplía a la pila de combustible, que solo necesita hidrógeno para su desplazamiento, con el Nexo, un turismo que estrenará la segunda generación de esta tecnología que promete ser aún más ecológica y revolucionaria a medio plazo. Hyundai lleva desarrollando esta alternativa a la gasolina y el diésel en diferentes modelos.

La versión eléctrica del Kona se diferencia de sus hermanos de gama por pequeños detalles en la carrocería. Es el caso del frontal, con la parrilla cerrada y sin ningún tipo de entrada para la refrigeración y los faros son los mismos aunque se ofrece en opción el tipo «full» led con luces diurnas ubicadas por encima de los faros. Y no por ser eléctrico es un vehículo aburrido; se mantienen las opciones de personalización de los gasolina y diésel, con un total de 21 combinaciones, que son el resultado de combinar siete colores para la carrocería y tres para el techo.

Las dimensiones de la carrocería apenas cambian con relación a los demás Kona. La longitud crece poco más de un centímetro hasta los 4,18 metros y gana dos centímetros en altura (1,57 metros). La anchura es la misma y ese 1,80 metros es garantía de buena capacidad interior para los pasajeros. La capacidad del maletero es de 332 litros, aunque se pueden ganar 41 litros adicionales si se aprovecha el espacio reservado para el cable de carga.

El Kona eléctrico lo comercializa la marca en dos opciones. La versión de entrada a la gama equipa un motor eléctrico de 136 CV de potencia y una batería con una capacidad de 39,2 kWh. La segunda es mucho más potente (204 CV) y la batería es de 64 kWh. La autonomía, según el nuevo ciclo de homologación, es de 312 y 482 kilómetros respectivamente.

En ambos motores, el par es el mismo (395 Nm) lo mismo que la velocidad máxima (167 kilómetros por hora) pero donde destaca el de mayor capacidad de la batería es en la aceleración al pasar de cero a cien en 7,6 segundos (9,3 segundos el menos potente) y en la recuperación desde velocidades bajas desde0 40 o 50 kilómetros donde la reacción es inmediata al acelerador y muy brillante. La conducción silenciosa del Kona requiere un ruido especial para la seguridad de peatones, invidentes, ciclistas y animales; equipa un sistema virtual del motor que delata su presencia.

Las baterías del Hyundai Kona son del tipo de polímero de litio en lugar de las convencionales de hidruro metálico de níquel. Aparte de su rendimiento y capacidad para obtener buenas prestaciones, la ventaja principal es el menor efecto memoria lo que garantiza una óptima capacidad para recarga, sobre todo en algunos casos donde solo es necesario una pequeña toma para un breve recorrido.

En cuanto a los tiempos de carga, la opción de un cargador rápido de 100 kW consigue que en los dos tipos de batería se alcance en menos de una hora el 80 % de la carga total. Sin embargo, si se utiliza un enchufe normal el Kona de batería con menor capacidad tarda algo más de seis horas y para el de mayor autonomía son necesarias nueve horas y 40 minutos.

También es posible la conexión a una toma eléctrica doméstica capaz de suministrar 12 A gracias al cable ICCB de emergencia para cargas de 19 y 31 horas respectivamente. El Kona Eléctrico está equipado con un cargador integrado de 7,2 kW que convierte la corriente alterna de la toma de corriente en corriente continua que carga la batería del vehículo.

Las últimas tecnologías en seguridad activa y asistencia a la conducción, que Hyundai agrupa en el dispositivo SmartSense, son el asistente para evitar colisiones frontales con detector de peatones, el avisador de vehículos en el ángulo muerto, que incluye tráfico cruzado trasero, el asistente de cambio involuntario de carril, el detector de fatiga del conductor, el reconocimiento de señales de límite de velocidad y el asistente de mantenimiento de carril.

La instrumentación del Kona con motor eléctrico es completamente digital. En una pantalla de 7 pulgadas, muestra datos del sistema eléctrico, como el flujo de energía o la autonomía, así como otros habituales. Además, se mantiene la pequeña pantalla sobre el salpicadero («head up display»), para que el conductor apenas quite los ojos de la carretera.

La nueva consola central reúne los mandos del cambio «shift-by-wire», que permite una gestión intuitiva del motor eléctrico. Una caja de cambios automática que facilita una conducción sencilla, aunque el conductor puede seleccionar distintos modos de conducción. El paquete tecnológico dispone de carga inalámbrica para móviles y un equipo de infoentretenimiento con conectividad mediante Apple CarPlay y Android Auto y una pantalla táctil con cámara de visión trasera.

La versión eléctrica del Kona parte de un precio de 33.300 euros, incluyendo descuentos promocionales para la batería de menor capacidad y cuesta 3.000 euros más la más potente.

 

Fotos

Vídeos