Un desajuste que vale millones

Vehículos en un muelle de descarga, listos para ser distribuidos. :: L.R.M./
Vehículos en un muelle de descarga, listos para ser distribuidos. :: L.R.M.

Los conductores españoles han afrontado un coste adicional de 12.000 millones de euros entre los años 2000 y 2017 a causa del pago de combustible que han tenido que asumir en relación con la diferencia entre el consumo real de sus vehículos y el que se homologa en los test, según un estudio de Transport & Environment (T&E).

El documento apunta que en el conjunto del mercado europeo los conductores gastaron combustible adicional por importe de 149.600 millones de euros en los últimos dieciocho años debido a «la manipulación de los test de emisiones de dióxido de carbono (CO2)».

«El principal fallo de la actual regulación para reducir las emisiones de CO2 de los coches y vehículos comerciales nuevos ha sido la incapacidad para llevar las reducciones de las emisiones a la carretera», explica el informe.

Asimismo, señala que las emisiones de CO2 medidas con el «obsoleto» ciclo NEDC (el pasado 1 de septiembre entró en vigor el nuevo WLTP, también de laboratorio) han bajado un 31% desde el año 2000, mientras que dicha reducción en los consumos reales en carretera de los vehículos solo ha sido del 10%.

«La diferencia entre los test y el rendimiento en el mundo real se ha incrementado de un 9% en el año 2000 a un 42% en 2017», según el documento, que añade que esta situación acumularía unas emisiones extra de 264 millones de toneladas de CO2 en este período, mientras que el combustible adicional utilizado por los vehículos tendría un coste de casi 150.000 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos