LOS CAMIONES DEJAN IRÁN

El fabricante sueco AB Volvo ha dejado de ensamblar camiones en Irán debido a que las sanciones de los Estados Unidos están impidiendo que puedan recibir pagos de bancos iraníes, ha informado un portavoz de la compañía.

Las sanciones contra Irán, que Donald Trump, volvió a imponer el 6 de agosto tras sus decisión de retirarse del pacto nuclear con Teherán, ha forzado a compañías alemanas y del resto de Europa a replantearse sus inversiones en el país.

El portavoz de Volvo Fredrik Ivarsson ha dicho que el grupo ya no podía recibir pagos por las piezas que enviaba, por lo que decidió no operar en Irán en otro golpe a la industria automovilística del país, que a diferencia de los sectores energéticos y bancarios, había logrado firmar contratos con las principales empresas europeas.

 

Fotos

Vídeos