«El ataque al diésel va contra nuestra industria», dice Leopoldo Satrústegui

Leopoldo Satrústegui, director general de Hyundai España.
/L.R.M.
Leopoldo Satrústegui, director general de Hyundai España. / L.R.M.

El director general de Hyundai España lamenta las críticas exageradas al diésel

Atacar al diésel en España es atacar a la industria del automóvil», según el director general de Hyundai España, Leopoldo Satrústegui. Ante los medios de comunicación, Satrústegui se ha referido así a la caída de las ventas en España de vehículos con motorizaciones diésel.

Al respecto, ha recordado que «el 40 %» de los vehículos que se fabrican en España son con motorizaciones de gasóleo, por lo que ha expresado su confianza en que el «miedo al diésel» se estabilice en los próximos meses.

En su opinión, a esto ya está contribuyendo el Gobierno, que ha pasado a los «mensajes positivos» después de que rectificase el de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. El Gobierno y los políticos deben «reconducir la situación» y explicar lo que es el diésel o «nos cargamos nuestra industria».

Para Satrústegui la mejora de la calidad del aire en las ciudades no pasa por acabar con los vehículos diésel en general, ya que son y seguirán siendo más eficientes que los de gasolina.

El director general de Hyundai España, que se ha definido como un defensor del diésel, ha afirmado que esta tecnología es «clave» para Europa y para España, ya que ha permitido reducir las emisiones de CO2 de los vehículos. «Es un castigo y una pena» lo que se está haciendo con el diésel, cuando lo que se debería de implantar es la retirada de la circulación de los vehículos más viejos porque son los más contaminantes, lo que -a su juicio- se conseguiría a través de planes de ayuda a la compra de vehículos eficientes como el antiguo PIVE.

Pero como el Gobierno no los contempla -ha dicho- es por lo que se hace necesario que la compra de vehículos se estimule con la supresión del impuesto de matriculación y que se sustituya por otro que grave el uso y no la compra, como sucede actualmente.

Respecto a la intención del Gobierno de igualar los impuestos que gravan al diésel y la gasolina -actualmente los del primero son menores-, Leopoldo Satrústegui ha opinado que sería más interesante un plan de descarbonización que, poco a poco, fomente los vehículos alternativos frente a los de combustión tradicional.

Esto, ha advertido, requiere de «tiempo, inversiones en infraestructuras y planes de ayuda que no duren un día».

En ese marco, la previsión de Hyundai es acabar por encima de las 62.000 unidades, después de que en agosto hayan sido la quinta marca en el canal de particulares y la séptima en ventas totales.

«Vamos por el buen camino» y «agosto ha ido muy bien», a pesar de que en el crecimiento del mercado de ese mes hay una «parte artificial», puesto que el canal de venta a particulares ha subido un 30 %, cuando lo normal es un 9 %, ha precisado.

Parte de la mejora de las matriculaciones de los particulares las ha achacado a una decisión de compra adelantada y al «ruido de los descuentos del 40 %» que han anunciado algunos para reducir sus stocks antes de la entrada en vigor -el pasado 1 de septiembre- del nuevo sistema de homologación de emisiones y de consumos WLTP.

 

Fotos

Vídeos