ARTILLERÍA PESADA

ARTILLERÍA PESADA

FORD FOCUS

::

Ford apunta de manera rotunda por el segmento C, uno de los más importantes del mercado, y lo hace con el nuevo Focus. Un modelo que parte de cero y se renueva por completo con relación a la gama anterior. Cambia el diseño, más moderno, ofrece mayor seguridad y eficiencia, el habitáculo es más grande, mejora la calidad y puede equipar una completa gama de sistemas de ayuda a la conducción.

La gama, con numerosas versiones de equipamiento y motores gasolina y diésel, se vende con carrocería de cinco puertas y también familiar tipo «station wagon». El modelo de acceso a la nueva familia Focus es el acabado Trend con el compacto motor de gasolina de 1.0 litros EcoBoost de tres cilindros y 85 caballos de potencia, bloque que es común para el resto de modelos de gasolina.

El nuevo Focus estrena el nuevo chasis de Ford, conocido como C2. Una estructura más ligera que mejora la rigidez torsional de la carrocería para una mayor seguridad para los pasajeros y mejor agilidad en curva. Con acero más ligero y resistente se consigue más protección en caso de colisión y con la ventaja de que ofrece más espacio interior. Un chasis adaptable según la versión, como en el caso del deportivo ST-Line, cuya carrocería es diez milímetros más baja o la del «crossover» Focus Active que es 30 mm. más alta.

La mayor amplitud en el habitáculo es otra de las notas positivas. La batalla es ahora 53 milímetros mayor en beneficio de más espacio en las plazas posteriores; en concreto, a la altura de la rodilla crece más de 50 mm en comparación con la anterior versión y el sitio para los hombros aumenta en casi 60 mm. Un techo panorámico practicable es opcional.

El diseño del Focus representa una clara evolución en el lenguaje de diseño de Ford. La calandra delantera es más grande y los pilotos posteriores son de dos piezas, situados lo más separado posible. Los diseñadores han buscado unas proporciones equilibradas y una justa armonización entre unas líneas que reflejan un estilo deportivo con otras más refinadas. La carrocería es además más aerodinámica y dinámica, con un capó largo y unos pasos de ruedas más voluminosos por el mayor neumático que monta.

El interior es más cómodo. El salpicadero destaca por superficies integradas y líneas simples y los nuevos materiales son más suaves y transmiten mayor sensación de calidad percibida. En el caso del acabado Vignale, el diseño se refleja en el vidrio pulido, con acabados de efecto madera y piel de primera calidad. En el ST-Line, el aspecto es más deportivo, con un símil de fibra de carbono y costuras rojas.

Debido a los numerosos niveles de equipamiento, la carrocería y el interior del nuevo Focus se diferencian por pequeños detalles. El deportivo ST-Line equipa adornos de vidrio pulido para las puertas y las salidas de ventilación y acabados con efecto de fibra de carbono y costuras rojas para los asientos; el difusor trasero es más agresivo y el «spoiler» en el techo es de mayor tamaño. Delante, hay tomas más grandes para mejorar el rendimiento.

El Focus Active se reconoce por la mayor altura de la carrocería y revestimientos en negro en los bajos y pasos de rueda junto a otros detalles de diseño. El más lujoso es el Vignale, con elementos en madera y tapicería de cuero; la calandra es más artesanal, con acabados de aluminio para los rieles del techo e insertos en el salpicadero y estribos.

En el caso del Focus con carrocería familiar, el maletero es de fácil acceso y basta un simple movimiento de pie debajo del paragolpes trasero para abrir el portón gracias a la tecnología por manos libres. Aumenta la altura de carga, lo mismo que la longitud hasta el asiento trasero y la distancia hasta los asientos delanteros. Al reclinar los asientos posteriores, la capacidad total alcanza los 1.650 litros.

Las avanzadas tecnologías de asistencia al conductor representa hasta la fecha la gama más amplia de características que equipa cualquier otro Ford anterior. Son sistemas pensados para una conducción más segura y cómoda que evitan en lo posible una colisión por culpa de un error del conductor. Es el caso de dispositivos como el control de crucero adaptativo con sistema de parada y arranque, reconocimiento de señales de velocidad y centrado de carril.

Se incluye la asistencia precolisión con detección de peatones y ciclistas, asistencia de maniobra evasiva, sistema de información de puntos ciegos con alerta de tráfico cruzado, cámara trasera, alerta de dirección contraria y frenado poscolisión. El control de crucero adaptativo ayuda a mantener la distancia con respecto a los vehículos de enfrente, con un sistema de parada y arranque para que el coche se detenga por completo y reanude la marcha de nuevo sin ninguna intervención del conductor.

El nuevo Focus también puede equipar reconocimiento de señales de velocidad, centrado de carril, sistema de iluminación delantera adaptativa que ajusta con anticipación los patrones para obtener la máxima visibilidad antes de llegar a una curva, cruce o rotonda, con la cámara orientada hacia delante para supervisar las marcas de carril hasta 65 metros por delante y detectar las señales, detenerse y ceder el paso.

El asistente para el aparcamiento se encarga de la selección de la marcha adelante y atrás, la dirección, el acelerador y el freno; maniobra en espacios perpendiculares y paralelos tan solo 1,1 metros más largos que el coche. El conductor puede controlar el movimiento al seleccionar punto muerto y mantener pulsado un botón dispuesto en la consola central.

La nueva tecnología de centrado de carril registra las marcas de la carretera y puede aplicar una fuerza suave pero perceptible al volante para ayudar a permanecer en el mismo cada vez que se active el sistema. El sistema emite advertencias visuales y sonoras si detecta que el vehículo se desvía. En cuanto al asistente de maniobra evasiva, se ha diseñado para funcionar por tráfico urbano como en autopistas; detecta los vehículos más lentos y parados y proporciona un apoyo de maniobra que permite esquivar un vehículo en caso de colisión.

La gama de motores del nuevo Focus puede equipar cinco versiones de gasolina y tres diésel. Para más adelante, la familia crecerá con otras versiones, como el exclusivo y potente RS. Los propulsores de gasolina, con la denominación EcoBoost y los diésel, que Ford denomina EcoBlue, cumplen con las últimas normas más estrictas de emisiones.

En gasolina, todos son de un bloque de solo un litro de cilindrada y tres cilindros, con la misma cilindrada de 999 centímetros cúbicos para las versiones de 85, 100 y 125 caballos y de 1.5 litros para los más potentes de 150 y 182 CV. Por tanto, hay versiones para todo tipo de usuario, con las de 100 y 125 CV como las más eficientes, con un consumo medio inferior a los 5,0 litros y emisiones por debajo de 110 g/km.

Los más exigentes en gasolina deben optar por el 1.500 de 150 o 182 caballos. Un bloque con un gasto de combustible que lógicamente es superior al de sus hermanos menos potentes, si bien se mantiene en unos valores más que aceptables gracias al sistema de desactivación de cilindros que limita el funcionamiento de uno de los cilindros cuando no se necesita toda la potencia, por ejemplo al levantar el pie del acelerador en una bajada pronunciada.

Por lo que se refiere a los diésel, han evolucionado para desarrollar mayor potencia pero a un menor número de revoluciones y mejorar la respuesta desde bajo régimen. Se trata de la familia EcoBlue, todos de cuatro cilindros, con una cilindrada de 1.5 litros para el de acceso a gama de 95 caballos y el del medio de 120 CV y el más potente es un dos litros de 150 caballos.

Aparte del rendimiento en la entrega de potencia de estas mecánicas de gasóleo, la eficiencia es su punto fuerte, y las cifras de consumo oficiales así lo verifican. Solo 3,5 litros de gasto medio y emisiones de CO2 de 91 g/km. para el de 95 caballos; el de mayores prestaciones de la mecánica más potente alcanza una velocidad máxima de 210 km/h., con un consumo medio de 4,4 litros y emisiones de 114 g/km.

Como en los modelos más deportivos, el nuevo Focus puede equipar por primera vez un dispositivo con tres modos de conducción: normal, sport y eco. El mecanismo modifica la respuesta del pedal del acelerador, las relaciones en la caja de cambios automática, la dirección asistida y las características del control de crucero adaptativo. Además, varía la dureza de la suspensión. Es novedad el control de estabilidad con el control vectorial de par, un sistema que regula la entrega de potencia sobre las ruedas delanteras.

Las cajas de cambios son manuales de seis velocidades y es opcional una nueva transmisión automática de ocho relaciones con un paso entre las distintas marchas más suave que se adapta a diferentes estilos de conducción gracias a una programación adaptativa para ajustar los tiempos de cambio. Una transmisión diseñada para optimizar aún más la eficiencia del combustible y maximizar el rendimiento. Se puede equipar en los gasolina de 125 y 150 CV y en los diésel de 120 y 150 CV.

La suspensión trasera independiente equipa un sistema de amortiguación con ajuste continuo y adapta las reacciones en la búsqueda de un confort de conducción más suave. Para el caso de la carrocería familiar, los amortiguadores se reposicionan para incrementar el volumen del maletero. La nueva técnica aumenta la estabilidad y el paso por curva. Un sistema que revisa la suspensión, el chasis, la dureza de la dirección y los frenos.

Para los sistemas de conectividad, el nuevo Focus presenta la tecnología FordPass Connect, con un punto wifi para diez dispositivos. Con las actualizaciones de Live Traffic para el sistema de navegación, hay diversas aplicaciones como Ford Pass para localizar fácilmente el coche en aparcamientos, comprobar el nivel de combustible, bloquear y desbloquear el coche a distancia e incluso arrancarlo. El sistema eCall llama automáticamente a los servicios de emergencia.

Los móviles pueden conectarse por Bluetooth al sistema de comunicaciones y entretenimiento SYNC 3, compatible con Apple CarPlay y Android Auto y es posible controlar las funciones de audio, navegación y climatización. Los teléfonos conectados se pueden accionar por gestos de pellizco y deslizamiento en la pantalla de 8 pulgadas y con comandos de voz. Para los aficionados a la buena música, es opcional un potente equipo de sonido del especialista B & O Play, con 675 vatios y diez altavoces, desarrollado para el habitáculo del nuevo Focus.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos