Los vecinos de Logroño se organizan contra el ruido nocturno y los destrozos

La plataforma que promueven, integrada de momento por 20 personas, ha colgado carteles con un teléfono para contactar con otros afectados

LA RIOJA.

logroño. Un grupo de vecinos de Logroño, «hartos de sufrir ruidos y vandalismo derivados del ocio nocturno», han comenzado a movilizarse para llevar a cabo acciones de protesta y poner fin a lo que consideran «un grave problema que no termina de solucionarse».

Una de las primera acciones tuvo lugar ayer y consistió en la colocación de carteles en los portales de algunas de las calles más afectadas, en los que ponen a disposición de los interesados un teléfono móvil (638 064 807), para todo aquel que quiera contactar con ellos y sumarse a las acciones que a partir de hora vayan a llevar a cabo.

Detrás de esta iniciativa se encuentra una veintena de vecinos, la mayoría de ellos viejos conocidos en la lucha contra los ruidos nocturnos. Son en su mayor parte residentes del Casco Antiguo y las calles Duquesa de la Victoria, Portales y Bretón de los Herreros, especialmente castigadas por la presencia de locales de hostelería, aunque la iniciativa está abierta a todas las zonas de la ciudad y personas sensibilizadas con el problema de ruido.

«Cuando sepamos cuántos somos, empezaremos a plantear movilizaciones», afirma un portavoz

Primera reunión

La nueva plataforma vecinal tuvo su primera reunión la pasada semana en la Federación de Vecinos de Logroño y, según relata una de sus integrantes, «es todavía una primera toma de contacto, algo muy incipiente que se intenta llevar con discreción, aunque la idea que tenemos es organizarnos y preparar medidas de protesta y presión una vez que sepamos cuántos estamos en esto».

Según explica esta vecina de un portal próximo a la zona de discotecas de la calle Duquesa de la Victoria, la movilización ha surgido de forma espontánea al comprobar que «el tiempo pasa, y el problema no se ataja».

«Queremos dormir»

«Pedimos algo tan esencial como poder dormir por las noches; en mi zona, cuando empiezan a llegar los jóvenes, ya ni entran los taxis por la noche...». Según cuenta en primera persona, ya es habitual que el viernes, al día siguiente de la fiesta de los estudiantes, y el domingo «en mi casa no pegamos ojo, de dos a ocho de la madrugada es imposible dormir».

Esta portavoz vecinal, que de momento prefiere no dar su identidad, insiste en que el objetivo final es hacer fuerza, «fuerza ante quien sea, no sabemos de quién es la responsabilidad real, solo sabemos que tenemos el derecho a vivir tranquilos y no nos lo están proporcionando. Sabemos que el Ayuntamiento de Logroño es una parte importante en este tema, pero no es el único que tiene algo que decir, pero todo esto lo iremos viendo».