Un Valdegastea sin barreras

Pasarela peatonal sobre las vías del tren, a su paso por Carmen Medrano./Miguel Herreros
Pasarela peatonal sobre las vías del tren, a su paso por Carmen Medrano. / Miguel Herreros

Los vecinos se sienten especialmente perjudicados por el retraso de la II fase del soterramiento de las vías del tren | La presidenta de la asociación de vecinos teme que la pasarela, que se convirtió en un paso provisional, acabe siendo la única conexión

África Azcona
ÁFRICA AZCONALogroño

«Nosotros no vamos a dejar de pedir el soterramiento». Los vecinos de Valdegastea se sienten los principales perjudicados por el aplazamiento sin fecha de las obras de la II fase de soterramiento del tren, lo que les 'condena' a seguir incomunicados con el centro a merced de una 'pasarela peatonal' que nació como provisional y que lleva camino de convertirse en la única conexión de un barrio de población creciente con el centro de la ciudad. Son conscientes, admite la presidenta de la asociación de vecinos, Vicky Pinillos, de que ahora no pueden hacer nada, pero también asegura que «no están dispuestos a seguir separados del resto de la ciudad».

«Nosotros queremos que no nos olviden, los vecinos no dan las obras del soterramiento por perdidas. Somos conscientes de que es una obra de grandes dimensiones, que no se puede hacer de la noche a la mañana, pero se tiene que hacer», manifiesta insistiendo en que seguirán luchando por una solución que empieza a ser urgente: «Los escolares del centro de Valdegastea están adscritos al instituto Escultor Daniel y están obligados a utilizar la pasarela todos los días». Un problema de comunicación al que une la falta de servicios de autobús. «Seguimos con la línea 5 cuando nos dijeron que iban a poner dos».

A esta preocupación, Pinillos añade la reciente negativa a acometer la urbanización de la calle Irlanda, una obra que estaba contemplada en los Presupuestos Participativos, pero que finalmente no ha prosperado, porque, según Pinillos, «se ha dado prioridad a otra». Es una intervención que considera fundamental, ya que los vecinos de la zona se ven obligados a dar una vuelta innecesaria de medio kilómetro para alcanzar la rotonda de la calle Fuenmayor, a través de la calle Rumanía. «Tenemos un problema que no se valora y es que Valdegastea está rodeado de caminos que conducen a bodegas y por los que pasan continuamente tractores...».

Un barrio que crece

Con los planos en la mano desde marzo, los vecinos también confían en que finalmente se lleve a cabo la licitación anunciada «para las próximas semanas» de la nueva ludoteca municipal para niños y jóvenes. «Es un recurso que llevamos mucho tiempo demandando porque dará mucha vida al barrio, además servirá para unir la parte de arriba y abajo de Valdegastea y a sus habitantes».

Pilates, lectura y capoeira

La recién estrenada asociación de vecinos de Valdegastea funciona a pleno rendimiento. Recientemente se ofreció una charla sobre especies invasores y se ha tenido que ampliar las clase de Zumba por la alta demanda. También hay clases de pilates, capoeira infantil, y se va a crear un punto de lectura con libros donados por la Biblioteca Pública.

Pinillos consideran más que justificadas su demandas, ya que Valdegastea está cada vez más poblada. En los últimos años ha ganado más de 4.000 habitantes «y la mayor parte de ellos son jóvenes que en muchos casos no disponen de coche». A fecha de febrero del 2018, la población tal era 3.788 habitantes, de ellos 1.855 varones y 1.923 mujeres. «El año pasado vencieron los diez años para poder poner a la venta las viviendas de protección oficial y nos dio miedo de que hubiera una desbandada, pero no fue así. Hay quien se ha ido, pero son más lo que han llegado al barrio. Continuamente están llegando vecinos nuevos, esta es una zona muy tranquila para vivir. Eso sí, nos faltan dotaciones, no podemos ser un barrio de segunda».

Más

 

Fotos

Vídeos