El TSJR condena al Ayuntamiento a pagar 103.472 euros por el derribo del chalé de Lope de Vega 34

Trabajos de construcción de las rotondas entre Bécquer y Lope de Vega una vez derribado el 34 de la citada vía en el 2014. :: /Miguel Herreros
Trabajos de construcción de las rotondas entre Bécquer y Lope de Vega una vez derribado el 34 de la citada vía en el 2014. :: / Miguel Herreros

El Tribunal cuantifica los daños y perjuicios causados por la forma de ocupar la finca, de la que desaparecieron los bienes y enseres del interior de la vivienda

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Las rotondas de Gustavo Adolfo Bécquer con Lope de Vega, más de tres años después de finalizada su construcción y posterior entrada en servicio a uno y otro lado de la circunvalación, siguen engordando su cuenta.

El Ayuntamiento de Logroño ha sido condenado recientemente a abonar un total de 103.472 euros por los daños y perjuicios causados a la familia Echavarría Macua después de que el Tribunal Superior de Justicia de La Rioja (TSJR) haya concluido que la Administración local «se excedió claramente» a la hora de ocupar la finca expropiada para la construcción de las citadas glorietas.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo estimaba con fecha 15 de mayo el recurso de apelación de los expropietarios del número 34 de Lope de Vega, ya desaparecido, contra la sentencia de 27 de noviembre del 2017 del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Número 1 de Logroño que declaraba «conforme a derecho» la actuación del Ayuntamiento de Logroño al ocupar la parcela en cuestión (una finca de recreo con chalé, piscina y jardín) y que ahora enmienda el TSJR.

Finca desaparecida, en el centro, con imagen del chalé.
Finca desaparecida, en el centro, con imagen del chalé. / Miguel Herreros

El fallo, que aún no es firme, puede ser recurrido por el Ayuntamiento capitalino, que ayer se limitaba a decir que los servicios técnicos de la Asesoría Jurídica municipal están estudiando tal posibilidad.

Los hechos que se mencionan en la sentencia tuvieron lugar el pasado 13 de octubre del 2014, siete meses después de que el Ayuntamiento acudiese a ocupar las fincas afectadas para la construcción de las glorietas.

Más

La familia Echavarría Macua no permitió el acceso a su propiedad y la Administración local informó de la solicitud de autorización judicial para la disposición de los terrenos y continuar con el proyecto, del que no hubo noticias hasta que el citado día las máquinas accedieron a la finca a la fuerza y redujeron a escombros la vivienda con todo lo que había en ella. Algo que excedió «el ámbito al que daba cobertura el acto administrativo previo», es decir, el proceso de expropiación en sí mismo.

Los expropiados de Lope de Vega 34 ya adelantaron a Diario LA RIOJA que acudirían a los tribunales después de que la adjudicataria de las obras, sin previo aviso, procediese a 'arrasar' la finca. Una ocupación «consistente en forzar la entrada de dicha finca y derribar la edificación que en ella existía con sustracción del mobiliario que en ella se encontraba y la destrucción total del jardín». Y todo ello sin la elaboración de inventario alguno de los citados bienes muebles y enseres y sin depositarlos ni conservarlos adecuadamente, lo que supuso, a su juicio, un «abuso de derecho».

Un camión de mudanzas se llevó parte de los bienes que se encontraban dentro del chalé -muebles, cuadros y enseres- y otros fueron destruidos durante el derribo. Bienes que, solo tras su reclamación, fueron devueltos en parte. «Una mínima parte», según la familia. La existencia de los mismos y su valor queda acreditado según la sentencia por pruebas testificales, documentales y periciales. Había muebles, electrodomésticos, antigüedades...

Los bienes que se encontraban en el interior de la finca «no eran objeto del expediente de expropiación» y ahora el Ayuntamiento deberá decidir si recurre o no pues, ya en primera instancia, se determinó que los mismos se encontraban en «situación de abandono», algo que ha echado por tierra el TSJR.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos