El tráfico de camiones por el barrio de La Estrella, otra vez prohibido

Yécora e iglesias, en la comparecencia en la que anunciaron la prohibición, desde ayer, de que circulen camiones por la calle Piqueras. :: Juan Marín/
Yécora e iglesias, en la comparecencia en la que anunciaron la prohibición, desde ayer, de que circulen camiones por la calle Piqueras. :: Juan Marín

Desde ayer, las señales impiden que los vehículos de más de 12,5 toneladas pasen por la calle Piqueras, una vieja aspiración vecinal

M. J. LUMBRERAS LOGROÑO.

Los camiones de más de 12,5 toneladas ya no pueden circular por el barrio de La Estrella. Las señales lo advierten a los conductores desde el Soto Galo y también desde La Grajera. Quedan fuera del barrio. Se cumple así una vieja aspiración de los vecinos, que en más de una ocasión habían advertido de los riesgos del tráfico pesado atravesando una zona residencial más que consolidada. Porque los residentes de la zona han achacado los accidentes que se han producido, incluso en los pasos de peatones, al intenso tráfico y a una velocidad y una visibilidad, que, advierten, no son siempre las más adecuadas.

Ya hubo una experiencia de barrio sin camiones allá por el 2006, cuando se estaba construyendo el hospital San Pedro, con lo que dejaban de pasar 2.000 vehículos pesados por la calle Piqueras que, en aquel momento, era la única forma de acudir al hospital, a Marianistas o a Villamediana y Murillo. Aquella medida no pudo salir mejor para los vecinos, pero no duró. Y la echaban de menos. Pese a que ahora hay otras maneras de desplazarse a estos destinos, lo cierto es que aún quedaban muchos camiones que usaban la calle Piqueras como forma de acceso al polígono La Portalada.

Señalización

En el 2006 se impidió la circulación de vehículos pasados por el barrio, pero la medida no duró

Ayer, el concejal de Movilidad, Francisco Iglesias, y el director general de Obras Públicas y Transportes, Carlos Yécora, visitaron La Estrella y a pie de calle Piqueras hicieron pública la novedad. Para Iglesias, la prohibición de circulación para vehículos pesados «es una gran noticia y un primer paso fundamental para la integración de la calle Piqueras en la red de calles de Logroño. De esta forma, los vecinos ganarán en seguridad al pacificarse el tráfico de esta calle».

Yécora explicó que la calle Piqueras no deja de ser la carretera regional 443 y, por tanto, una vía de titularidad autonómica, pero dentro de casco urbano. «En su día recibimos la petición del Ayuntamiento de impedir el paso de camiones», recordó, para añadir que «hoy, fruto del trabajo del grupo de tráfico, con la DGT, Ministerio del Interior, Ministerio de Fomento, Gobierno de La Rioja y Ayuntamiento, se coloca la señalización». El futuro pasa por la conversión de esta calle en una más de la ciudad, remachó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos