Toneladas de basura y un toque de atención

Estado en el que quedó la explanada donde se celebraron las novatadas el pasado jueves, con los contenedores volcados y acumulados en el centro./La Rioja
Estado en el que quedó la explanada donde se celebraron las novatadas el pasado jueves, con los contenedores volcados y acumulados en el centro. / La Rioja

Ayuntamiento, UR, Consejo de Estudiantes y vecinos coinciden en señalar que el estado en el que quedaron los escenarios de la fiesta es «inadmisible»

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

«Así no. Está muy bien ir de fiesta universitaria, pero no está reñido con dejar el parque como estaba al llegar. El resto de los logroñeses tendremos que pagar la limpieza. Esto se llama ser poco cívicos». El mensaje en las redes sociales de la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, acompañado de imágenes del estado en el que había quedado el parque de La Ribera tras la celebración de las novatadas del alumnado de la UR, llegó incluso hasta el pleno municipal. Y eso que aún faltaba por ver la segunda parte, cómo quedó el Cubo del Revellín y sus alrededores, donde se prolongó la fiesta.

El curso académico ha comenzado con varias toneladas de basura y un toque de atención. Y es que este año, tras varias ediciones en las que todo parecía desarrollarse por los cauces de una aparente normalidad, las cosas han vuelto a desmadrarse y la 'guarrería' ha sido total. Primero, en los alrededores del campus universitario, donde se calculan en 3.500 los kilos de residuos recogidos por los servicios de limpieza; y después, en el entorno de la calle Norte. La jornada empezó con las habituales bromas (si bien la Policía Local tuvo que intervenir para poner fin a un peligroso juego con contenedores de por medio como ya publicada ayer Diario LA RIOJA) y terminó con un gran botellón.

LOS DATOS

3.500
kilos de basura se recogieron en el entorno del parque de La Ribera en un total de 40 contenedores.
45+25
45 trabajadores de la limpieza en la tarde-noche y 25 a la mañana siguiente fueron necesarios.

El resultado, como otras tantas y denunciadas veces, pudo verse a las pocas horas: kilos y más kilos de basura 'olvidados' y esparcidos por el césped. Bolsas, botellas, vasos de plástico... amén de pintura, huevos y harina; equipos a tope de trabajo tratando de devolver a su estado original ambas zonas... 45 personas por la tarde-noche y 25 a la mañana siguiente, además de los servicios ordinarios. 40 contenedores se utilizaron en la recogida después de que ninguno de los instalados fuesen utilizados para lo que están concebidos.

«No lo entiendo, se me escapa, ya no son críos y me gustaría pensar que en su casa no hacen esto» MARGARITA MARTÍNEZ | Asociación de Vecinos San José

«Todos tenemos que mejorar. Las imágenes, una 'cerdada' absoluta, son impresentables» David Peso | Consejo de Estudiantes

«Se trata de un problema de educación, de civismo, de responsabilidad... no sé qué hemos hecho mal» Jesús Ruiz Tutor | Concejal de Medio Ambiente

«Absoluta repulsa. Son actos de vandalismo que nada tienen que ver con el espíritu universitario» Rubén Fernández | Vicerrector de Estudiantes

Las reacciones, era evidente, no han tardado en llegar. «La Universidad de La Rioja manifiesta a comienzos de cada curso su rechazo claro y contundente hacia cualquier acción o novatada entre estudiantes que suponga una falta de respeto o a la dignidad de las personas, así como hacia los usos e instalaciones universitarias. Ante lo que hemos visto que ocurrió ayer -en referencia al jueves- fuera de los espacios del campus solo podemos mostrar nuestra más absoluta repulsa ante estos hechos: son actos de vandalismo que nada tienen que ver con el espíritu universitario aunque se disfracen de actividad festiva», aseguraba Rubén Fernández, vicerrector de Estudiantes de la Universidad de La Rioja.

Relacionada

«Todos los años se celebran una serie de actos que tienen su incidencia... afecciones sufrimos en novatadas, en 'barras' y demás eventos. Y todo ello, que nadie lo olvide, lo pagamos entre todos. Se trata de un problema de educación, de responsabilidad, de civismo... Se puede beber, sí, pero lo que no se puede es que asumamos que los parques son una cloaca en la que arrojar los desperdicios». El concejal de Medio Ambiente, Jesús Ruiz Tutor, se preguntaba ayer «qué hemos hecho mal». «No hablamos de preadolescentes, sino de universitarios...», concluía.

David Peso, presidente del Consejo de Estudiantes de la UR, se sumaba a la reflexión. «Todos tenemos que mejorar. Pedimos por mail a los alumnos inscritos civismo de antemano y las imágenes, una 'cerdada' absoluta, son impresentables. Son espacios imposibles de controlar y lo visto, de hecho, pasa en el Revellín cada sábado».

Desde las distintas asociaciones de vecinos de las zonas de 'fiesta' también se lanzaban diferentes mensajes. «Qué te voy a decir si en días anteriores el botellón comenzaba en el Puente de Piedra y se extendía por todo el parque, con la Policía Local enfrente... El Ayuntamiento se tiene que plantar y todos tenemos que tener claro que los parques son para que la ciudadanía los disfrute de día y no para que se hagan botellones de noche», decía Celia Serrano, de Excuevas-Norte-Barriocepo.

«Ha sido una batalla con el Rectorado de muchos años y, cuando todo parecía encauzado, nos encontramos con lo de este año. No lo entiendo, se me escapa, ya no son críos y me gustaría pensar que en su casa no hacen esto», añadía Margarita Martínez, desde San José.

Desde Madre de Dios, Jesús Manuel Fernández iba más allá y entiende que es un problema que hay que abordar «sentados a la mesa», como sucedió con 'barras'. «La carencia de alternativas para los jóvenes, que son nuestros hijos y producto de la cultura que hemos ido generando, así como de espacios y de actividades de ocio que no sean de puro consumo, dan lugar a comportamientos de este tipo y a que no se sientan responsables de los espacios públicos», concluye quien apuesta por 'hablarlo' implicando a todas las partes.

 

Fotos

Vídeos