«Sonríe, estamos contigo»

Antonio Díaz Uriel

El colegio Jesuitas de Logroño ha acogido los actos con motivo del Día Internacional del Cáncer Infantil | Tres de sus estudiantes han leído un manifiesto escrito por niños que han superado el cáncer

D. LAS HERASLogroño

«Sé amable con todo el mundo, pues cada persona libra algún tipo de batalla». Citando a Sócrates ha comenzado Luis Miguel, de 11 años, su discurso. Una muestra de superación personal que ha transmitido en nombre de otro niño tras haber superado un cáncer. «Somos todo aquello que superamos, y hay tantas batallas como personas a nuestro alrededor», ha proseguido animoso el chaval.

Precisamente, esto es de lo que trata este Día Internacional del Cáncer Infantil. De «dar visibilidad a los problemas que estos niños afrontan día a día, y que sean también parte de los colegios», como bien ha señalado Rosana Gómez-Cadiñanos, la presidenta de la Asociación riojana de familiares y amigos de niños con cáncer (FARO), en el colegio Sagrado Corazón Jesuitas. Allí, con las caras pintadas y lazos dorados en el pecho, todos los estudiantes y profesores se han implicado con este día conmemorativo para «alentar a los niños que están luchando contra esta enfermedad a seguir a delante», algo que también ha agradecido la presidenta.

También ha hablado otro de los alumnos del colegio, Andrés, de la misma edad, que ha puesto de manifiesto la experiencia de un paciente tras cinco años sin que se produzca una recaída, y que ya se considera un «superviviente»: «Cargar con los libros a la espalda con tal de no llevar una mochila con ruedas, pelear la hora de regreso a casa hasta quedarte sin aliento o conseguir esos cinco minitutos más que en ocasiones podrían significar una vida», nos ha ejemplificado el niño, quien difunde el mensaje heredado de que «la batalla es encontrar las maneras, las ganas y las fuerzas, de hacer lo que hacías todos los días».

«Sonríe, estamos contigo» ha sido el lema que ha acompañado esta celebración, y que los profesores del centro han plasmado en un mural en el patio del recreo. De igual manera, estas tres palabras han sido enunciadas con empeño por su director Juan Carlos Marañón, que también ha resaltado la importancia de que los estudiantes vean el «esfuerzo titánico que realizan estos niños para seguir adelante»: «Captan perfectamente los efectos de la enfermedad, están sensibilizados, y harían cualquier cosa por su curación», ha hablado el director en nombre de sus estudiantes.

Hugo, de sexto de primaria, ha continuado el discurso dirgiéndose a sus compañeros de clase, y dando respuesta al «¿por qué a mí?» que cualquiera se preguntaría padeciendo esta enfermedad: «Porque estoy vivo, y eso es lo único que tiene sentido», ha concluido leyendo con brío, pues el escrito hablaba del cáncer superado como «solo una batalla de todas las que quedan por librar».

Por su parte, Rosana Gómez-Cadriños, la presidenta de Faro, ha aprovechado la ocasión para agradecer a todos los niños de Jesuitas su ilusión, con el baile cargado de energía que se han preparado así como el logo de la asociación que han formado agrupando sus cuerpos, y rodeado con un corazón juntando sus manos: «Los niños con cáncer no solo tienen a sus familia y médicos, sino también a sus compañeros de clase y profesores», ha expresasdo risueña la presidenta.

Que los niños con cáncer no dejen de lado sus estudios durante el transcurso de la enfermedad, o dejen de relacionarse con gente de su edad, es lo que más valora la presidenta:«Muchas veces son los mismos profesores los que se acercan a sus casas», da las gracias Rosana, por ayudar a los niños «en su lucha» y hacer «más accesible su vuelta tras superar el cáncer»