Seis meses para presentar propuestas al futuro urbanístico de Logroño

Vistas de Logroño / Juan Marín

El avance de modificación del Plan General estará expuesto al público hasta el 30 de septiembre para recoger sugerencias y, mientras, se irá gestionando el contrato del proyecto definitivo

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

El último pleno de la Corporación dio su visto bueno al avance del Plan General municipal y, por tanto, ahora se abre un plazo de seis meses, que concluirá el 30 de septiembre, de exposición pública para recoger sugerencias y posibles alternativas al modelo urbanístico propuesto. La alcaldesa, Cuca Gamarra, ha comparecido este martes para animar a los logroñeses a participar y para avanzar que, a la par, los técnicos municipales están trabajando en la elaboración del pliego que sirva para licitar lo antes posible, incluso dentro este mismo mandato, la asistencia técnica que concrete la revisión del citado Plan General, la Constitución urbanística de la ciudad, como los grupos lo llamaban en la última sesión plenaria. Será también un pleno el que deba aprobar aprobar la financiación necesaria para afrontar la elaboración de este documento.

Se trata de que la asistencia técnica esté adjudicada en el último trimestre de 2019 y que la redacción de la misma esté concluida en el plazo de dos años. «Así, a finales de 2021 o principios 2022 podrán estar listos los trabajos que nos lleven a dotarnos de un nuevo Plan General desde la revisión de actual que está ya agotado», ha dicho Gamarra.

Y ha recordado la alcaldesa que «llevamos trabajando desde 2017, cuando decidimos que era el momento adecuado para abordar la revisión del Plan General. Una vez superada la crisis, debíamos actualizar un modelo de crecimiento que había quedado obsoleto ya que el contrato inicial databa de 2007». El resultado, ha recalcado, es un trabajo que «se sustenta en el desarrollo de estrategias que apuestan por la consolidación y regeneración urbana de la ciudad existente, en el marco de una ciudad sostenible y resiliente, que se caracteriza también por la cohesión y la inclusión social».

En la reciente votación plenaria, todos los grupos se mostraron a favor del avance y si desde Cambia Logroño se abstuvieron, también se fijaron en lo que consideraron un buen trabajo realizado. Gamarra ha insistido en su comparecencia en el «consenso« logrado y ha agradecido la »gran labor« del equipo redactor, de los técnicos municipales y de los grupos políticos, «que han sabido anteponer el bien común».

El avance de revisión del Plan tiene tres objetivos genéricos, como la consolidación y regeneración urbanas a base de la vertebración urbana y las infraestructuras de borde como la conexión de Portillejo con el puente de Sagasta, el quinto puente sobre el Ebro, la prolongación de avenida de la Sierra o la pasarela peatonal entre El Cubo y Las Norias; de la creación de sectores de borde como transición entre ciudad y campo, tales como Ramblasque y Río Batán, y de la renovación urbana a través, por ejemplo, de la reconversión de los planes de renovación industrial.

También se aspira a la ciudad sostenible y resiliente con nueva infraestructura verde, incluyendo la integración del ferrocarril; con la sensibilización en relación al cambio climático a través de la correcta elección de materiales para la reurbanización o la elección de especies vegetales; con la protección del paisaje y los elementos naturales de interés; con la movilidad sostenible con mejoras en el transporte urbano, la implantación del carril bus o la reducción del tráfico pesado y la carga y descarga en el centro urbano.

Y se prevé igualmente la cohesión, inclusión y equidad con especial énfasis en la vivienda de protección oficial, con la permanencia de la población en el centro histórico, con la promoción de la diversidad en el espacio público, de dotaciones y con el fomento del tejido asociativo.