Segunda jornada sin túnel, segunda jornada de cambios

Desde San Antón ya se ha prohibido el giro a la izquierda en Pérez Galdós/Juan Marín
Desde San Antón ya se ha prohibido el giro a la izquierda en Pérez Galdós / Juan Marín

Continúa la reordenación del tráfico en Vara de Rey el día después del cierre del paso inferior de Duques de Nájera

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

No sólo era el corte del túnel. Ni mucho menos. El cierre del paso inferior de Duques de Nájera con motivo de la reurbanización del nudo de Vara de Rey conllevará toda una serie de modificaciones en las calles de alrededor, algunas ya en marcha y otras aún pendientes de ejecución. Algunos de los cambios anunciados, de hecho, no se harán efectivos a menos a corto plazo.

De entrada, el túnel ha quedado cerrado en ambos sentidos, junto a sus dos ramales de acceso a la glorieta desde el este. Siguen abiertos, eso sí, los dos ramales del oeste, que se cortarán hoy martes o mañana miércoles (opción más probable). Dos ramales que, de momento, están siendo muy utilizados para acceder desde Duques de Nájera a Vara de Rey y a la inversa.

Y es que, tal y como reconocen los agentes implicados en el proyecto, hay actuaciones que todavía están por ver. Que la apertura de la prolongación de Hermanos Hircio hasta Belchite, donde se construye una rotonda en la confluencia con Pino y Amorena, se hiciese sin previo aviso es el mejor ejemplo de lo cambiante que es todo.

Claro queda que la céntrica intersección se ha quedado sin túnel... y en cuestión de horas se quedará sin glorieta. Únicamente, y tampoco es seguro, seguirá en uso para posibilitar el cambio de sentido. Aunque también está por ver. Lo único seguro es que la reordenación del tráfico no es cuestión de uno ni de dos días; se empezó ayer por la mañana, se siguió por la tarde, y hoy se sigue dándole vueltas a lo que queda por hacer.

Hecho está (desde el pasado fin de semana) lo planeado en República Argentina, donde ya no se puede aparcar en línea ni a un lado ni al otro entre Huesca y Club Deportivo, y que ahora cuenta con tres carriles de circulación (dos en sentido norte-sur y uno en sentido sur-norte). También se ha prohibido el giro a la izquierda desde la calle San Antón hacia Pérez Galdós (donde se repintó la señalización horizontal en la tarde del lunes).

Pendiente quedaría lo previsto tanto en Pío XII como en Belchite, aunque para ello aún tiene que cerrarse por completo la glorieta de Vara de Rey. Hoy mismo operarios de la UTE constructora y técnicos de Movilidad del Ayuntamiento de Logroño analizaban las posibilidades de permitir el giro al final de Duques de Nájera en vez de cortar la zona dejando dos 'fondos de saco'.

La zona se prepara para continuar con unas obras a las que, según el plazo oficial, les quedan aún 15 meses. Aunque con los plazos de proyectos de tal envergadura ya se sabe... Nada es definitivo y todo parece sujeto a cambios en función de las necesidades.

A lo ya anunciado se le pueden ir añadiendo 'novedades' sobre la marcha, si bien las fuentes consultadas por Diario LA RIOJA precisan que, de momento, la circulación ha sido fluida y el tráfico, amén de alguna pequeña retención en, por ejemplo, la rotonda de Las Gaunas a primera hora de la mañana, no ha presentado mayores complicaciones.

El PR+, primero en criticar, denuncia «sinsentido» y «traición»

El concejal del Partido Riojano (PR+), Rubén Antoñanzas, ha considerado este martes un «sinsentido» la reurbanización del túnel de Vara de Rey y una «traición» a los logroñeses y a los compromisos prometidos en campaña electoral por el resto de partidos políticos. Los regionalistas se han convertido así en los primeros en criticar la actuación de la que estos días todo el mundo habla.

Antoñanzas ha recordado que estas obras supondrán un gasto de 7,7 millones de euros, que suponen un «derroche innecesario».«No entiendo para qué tirar un túnel si se va hacer otro nuevo», ha declarado Antoñanzas. También ha destacado que el informe técnico que se realizó reflejaba que la infraestructura se encontraba en buen estado, por lo que ha considerado que Logroño necesita dar prioridad a otras acciones, como la segunda fase del soterramiento.