https://static.larioja.com/www/menu/img/logrono-san-mateo-desktop.png

Vídeo: un río en la Mayor

Aunque no hizo que la fiesta se aguara, en la madrugada del viernes al sábado hubo momentos en los que la lluvia descargó con fuerza

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

Eran aproximadamente las dos menos cuarto de la madrugada y la gente se acumulaba en los alrededores de la plaza del Mercado y las calles Marqués de San Nicolás y Sagasta. Era la primera velada festiva de San Mateo y la lluvia ya había empezado a hacer de las suyas.

Minutos antes, las tormentas, como apuntaban las previsiones, habían hecho acto de presencia, obligando a la gente a cobijarse en los portales de la plaza del Mercado o en los bares.

Poco después, parecía que la calma había llegado, pero era el preludio de un cuarto de hora de intensas precipitaciones. Fueron solo quince minutos, pero para recordar por los presentes. Los bares, llenos, no podían acoger a más gente y los que quedaban en la calle se refugiaban como podían bajo los paraguas (los más previsores) o los tejadillos de los edificios. Tal fue la cantidad de agua que se acumuló que por la calle Sagasta se formó un río que arrastraba los restos de la fiesta: vasos, botellas, pañuelos de fiestas... e incluso algún que otro móvil.

Tras ese lluvioso cuarto de hora, la calma regresó y la fiesta continuó en las calles y bares logroñeses. La tormenta no echó a perder la primera noche de fiestas de San Mateo.