https://static.larioja.com/www/menu/img/logrono-san-mateo-desktop.png

Las desiertas barracas tras la tormenta: las niñas bonitas (ni nadie) pagan dinero

UNos amigos comparten barquilla en una atracción. /Miguel Herreros
UNos amigos comparten barquilla en una atracción. / Miguel Herreros

Las barracas se quedaron desiertas con la tormenta

LA RIOJALogroño

Una barca para montar a las niñas. Las guapas, además, no pagan dinero. Eso pensó ayer el barquero de la feria. Que ni las guapas, ni las niñas ni nadie. Un mal día para echar cuentas. Un mal día que se cebó con los barraqueros instalados en Logroño ya que el personal huyó del entorno a toda prisa en busca de un techo donde guarecerse. Las imágenes capturadas por Miguel Herreros evocan esa atmósfera húmeda y con olor a tierra mojada con una preciosa luz crepuscular. Ya lo saben los fotógrafos: «Mal tiempo... buenas fotos».