https://static.larioja.com/www/menu/img/logrono-san-mateo-desktop.jpg

«Jugar en la segunda división del rock nos ha hecho absolutamente libres»

Los Enemigos, con Josele Santiago al frente, en una imagen promocional. :: el norte de castilla/
Los Enemigos, con Josele Santiago al frente, en una imagen promocional. :: el norte de castilla

El legendario grupo madrileño imparte esta noche su magisterio en el concierto previsto a las 24 horas en el Ayuntamiento

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

Autor de un ramo de las canciones más evocadoras del rock nacional de las últimas décadas, Josele Santiago (Madrid, 1965) regresa a Logroño con su banda de siempre y sus obsesiones de nunca.

- En 'Septiembre', usted canta que no va a estar ni piensa vendimiar. ¿Piensa desdecirse ahora que ha llegado septiembre, recala en La Rioja y la uva ya tiene grado?

- Pues sí que tiene su coña la coincidencia. Cuando la escribí, lo que me sugirió este mes es la vendimia y un modo de decir 'me quiero quitar de en medio'. Son sólo imágenes y ya no bebo ni vino pero si hay que echar una mano en el campo, pues se echa.

- ¿Así es como compone?

- No me considero nada metódico. Llevo todo el día la antena puesta, casi hasta lo enfermizo, y voy captando imágenes aquí y allá que me estimulan y luego las junto hasta que ellas mismas crean una historia. A lo mejor tendría que funcionar al revés, pero soy así de caótico. Para filosofar, ya están los filósofos.

- La fórmula no debe ser mala cuando hasta los poco amigos de Los Enemigos le reconocen como uno de los letristas más lúcidos.

- Detrás de cada canción hay muchas versiones fallidas, cantidad de papeleras llenas, y supongo que eso al final se nota. Soy tan tiquismiquis que hasta que no siento que un tema me sale del corazón no paro.

- Las críticas han sido siempre elogiosas, pero las ventas de sus discos bastante modestas.

- Eso es algo que ni está en tus manos ni nos ha quitado jamás el sueño. Las buenas críticas y las ventas no suelen ir nunca paralelas. Más bien al revés. Con la perspectiva del tiempo, el no haber tenido un hit tremebundo ha jugado a nuestro favor porque cuando ocurre así siempre se exige superarlo. Jugar en la segunda división del rock nos ha hecho absolutamente libres permitiéndonos trabajar sin presiones ni la obligación de superar listones.

- ¿No hubieran preferido ser un poco menos malditos y un poco más ricos?

- Hombre, claro. Lo bueno es que detrás de un pelotazo grande llega una etapa de bajón que en el caso de Los Enemigos no ha ocurrido y seguimos los cuatro miembros originales, algo que no puede decir casi ninguna banda después de tantos años.

- ¿Fue su regreso en el 2012, precisamente en el Actual de Logroño, una reivindicación de ese legado tras diez años de paréntesis?

- Aquello fue mucho más prosaico. Nos llamaron, la oferta era buena y aceptamos. La idea era hacer un solo bolo, pero nos fue bien en lo personal y profesional y ahí seguimos contra todo pronóstico. Un grupo de rock es muy endogámico, y aquel parón nos permitió respirar a cada uno para volver más toreados.

- ¿Se reconoce a sí mismo en esas canciones de ayer y de hoy?

- No reniego de nada. Al contrario. Creo que tenemos un cancionero muy potente que mantiene su vigencia porque nunca estuvo ligado a ningún movimiento, ninguna época ni tribu. Temas universales que llegan a cualquiera como 'Desde el jergón', 'La cuenta atrás', 'Dentro' o, por supuesto, 'Septiembre'.

 

Fotos

Vídeos